Para el próximo martes, y en el Juzgado de Garantía de Quillota, fue fijada la formalización del autor confeso del crimen de la joven madre de dos hijas, Johanna Abigail Soto Alarcón (24), quien también estaba embarazada de 3 meses. 

El supuesto asesino, Johnny Jorquera (27) tiene antecedentes psiquiátricos, por tal motivo el tribunal decidió dejarlo internado para tratar su condición hasta el martes 8 de noviembre. 

En relación a este nuevo fermicidio, la ministra de la Mujer, Claudia Pascual lo condenó y llamó a seguir denunciando la violencia contra las mujeres. 

“Debemos, una vez más, condenar un hecho de violencia, un hecho de violencia tan grave como el que ha ocurrido en estas circunstancias. Queremos solidarizar también hoy día con la familia de Abigail (…) Nuestra dirección regional del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género en la Quinta Región se encuentra acompañando a la madre de Abigail, y nos parece tremendamente relevante una vez más recordar que como institucionalidad nosotros ofrecemos, no solo es espacio y el apoyo psicosocial, sino que también hoy día nos vamos a querellar contra quien resulte responsable”. 

"Ya vamos en el femicidio 29 del año y el asunto es preocupante, porque en 2015 hubo 45, y en los años 2014 y 2013 la marca fue de 30. Pero si eso causa inquietud, más la provoca el tema de los femicidios frustrados, pues van en franco aumento. Este año ha habido 115 y el año hubo 112 de estos femicidios frustrados", cifró la secretaria de Estado. 

Por eso ministra Pascual dijo que, en primer lugar, es importantísimo “seguir haciendo el llamado a la denuncia de las accionjes de violencia contra las mujeres para poder evitar estos casos de violencia más brutral que son cuando ya no alcanzamos a llegar a tiempo, cuando una mujer efectivamente ha sido asesinada por sus pareja o expareja”. 

“Y en segundo lugar, también el poder felicitar la toma de conciencia de parte de la ciudadanía, de los familiares y las familiares, los compañeros y las compañeras de trabajo, los compañeros y las compañeras de estudio o de los vecinos y las vecinas, porque también están más alerta a estas señales de violencia en contra de las mujeres y también están ayudando”. 

 

PUB/CF