La ministra de Salud, Carmen Castillo, salió al paso de los cuestionamientos por la alta disponibilidad de camas que existe en los hospitales de las Fuerzas Armadas y Carabineros, y que plantean la posibilidad de utilizar estas instalaciones como alternativa a las millonarias compras que se realizan al sector privado, y que sólo en el primer semestre de 2016 alcanzaron los $20 mil millones.

Según publicó hoy Publimetro, un 40% de las camas habilitadas en los siete hospitales a cargo del Ejército, Fuerza Aérea, Armada y Carabineros, no son ocupadas. Al respecto, la ministra advirtió que estas camas se encuentran a disposición de la red asistencial, no obstante esta “holgura” corresponde a camas de menor complejidad y “no las que nosotros requerimos” dado que “muchas veces son ocupadas por sus instituciones”.

"Las que se necesitan generalmente son camas con ventilador, con todo un equipo más complejo, y eso a veces es imposible. Tuvimos la suerte de que, por ejemplo, se nos pudo otorgar facilidades con algunas de ellas durante el paro”. señaló Castillo. 

Con respecto a una posible falta de entendimiento entre los ministerios de Salud, Defensa y las Fuerzas Armadas y de Orden, la secretaria de Estado asumió que "la coordinación podría mejorar”. “Nosotros siempre estamos atentos, si se habilitan camas con mayor dotación de personal y complejidad nosotros felices de poder contar con ellos”. “Todas estas conversaciones las tenemos permanentemente con las altas autoridades de las FFAA”, agregó.

“No existe duda que ellos nos facilitarían camas si tuvieran las posibilidades, pero la complejidad de nuestros pacientes hacen que deban tener más elementos para dar respuesta a la atención. Por lo tanto no es una situación de voluntad, sino de dificultad de poder contar con lo que necesitáramos”, explicó. 

PUB/SVM