“Esta es una buena oportunidad para aclarar que efectivamente hemos establecido dos equipos de trabajo dentro del ministerio, uno con grandes actores para enviar el proyecto de ley a parlamento, y otra cosa distinta es la Divesup, donde la idea de hacer un cambio en la Divesup lo habíamos conversado en distintos momentos”

Con estas palabras la ministra de Educación, Adriana Delpiano, se refirió a la salida del jefe de la División de Educación Superior del Ministerio de Educación, Francisco Martínez, quien asumirá el mando de la reforma de la educación superior nombrado en los días previos a la cuenta pública de la Presidenta Michelle Bachelet.

Las declaraciones de Delpiano, se dieron luego de la reunión que sostuvo con integrantes del movimiento Izquierda Autónoma, quienes llegaron hasta el ministerio para presentarle la propuesta que tienen en torno a la reforma de educación superior.

“Venimos a entregar este documento para invitar a toda la sociedad a tener un acuerdo en educación que nos permita pensar en el futuro y que tenga como eje central la expansión de la matrícula pública y entender que eso requiere garrulidad y acuerdo social por lo que nos ponemos a disposición”, manifestó el encargado de educación de Izquierda Autónoma, Sebastián Aylwin.

En medio de la reunión que la ministra Delpiano compartía con Izquierda Autónoma, a las afueras del edifico ministerial se encontraban manifestando un grupo de estudiantes de la Universidad Andrés Bello, quiénes llevan una semana movilizados por demandas internas.

El representante de los estudiantes de la Universidad Andrés Bello, Fabián Ceballos, entregó un petitorio en el ministerio de Educación por la situación que están viviendo en la casa de estudios manejadas por el grupo Laureate.

“Venimos a entregar este petitorio para que el ministeiro de e
Educación se haga cargo de lo que está pasando y queremos que haya una postura clara de lo que está pasando en la universidad, y también solicitamos una auditoría externa donde se vea donde se está reinvirtiendo el dinero de la universidad, por eso pedimos que se abra una carpeta investigativa”, enfatizó Ceballos.

Los alumnos estaban acompañados por el vocero de la Confech, Gabriel Iturra, quien agregó que el llamado es hacia la ministra Delpiano y a la Presidenta Bachelet para tener respuestas en la cuenta pública del 21 de mayo.

“Estamos apoyando a los compañeros de la Universidad Andrés Bello para hacer un llamado a la ministra Delpiano para que omita su silencio cómplice que ha mantenido con universidades, rectores, juntas directivas que hoy día están lucrando y no puede ser posible que no exista una figura legal para poder sancionar lo que ocurre y el llamado es a la Presidenta Bachelet para que de soluciones el 21 de mayo”, sentenció el vocero de la Confech.