"Las universidades que no se acrediten, no podrán funcionar". Así lo manifestó este jueves la ministra de Educación Adriana Delpiano, al referirse a la reforma a la Educación Superior.

La titular del Mineduc señaló a Radio Cooperativa que esta será "una decisión que tomará la propia universidad a partir de los estándares que se fijen para acreditar una universidad".

"Va a haber cuatro categorías, va a haber universidades que están en una situación precaria y que se tienen que volver a acreditar luego, y por lo tanto tienen que hacer la mejora que se les señale, y después hay tres categorías de acreditación, mientras más alto está más años tendrá, ocho o 10 años".

También indicó que "si al momento de acreditarse una universidad no acredita los otros aspectos, porque no los tiene o no los ha desarrollado, es una decisión de la propia institución (…) No es una decisión que tome el Estado o que la vaya a cerrar, se les va a poner las condiciones. No va a haber ninguna universidad que pueda funcionar sin estar acreditada".

"Una universidad en este país es una universidad compleja, no existen otro tipo de universidades (…) Tiene docencia, investigación y vinculación con el medio, que cumple esa función, eso es lo que está establecido en la ley", puntualizó Delpiano.

Por último, Delpiano aclaró que "lo que plantea la ley -un gran debate que también lo han tenido otros países- es si existen o no existen las universidades docentes, solamente enfocadas a formar profesionales. La verdad es que eso en este país lo hacen los institutos, forman profesionales sin que nadie les pida investigación ni vinculación con el medio ni otros aspectos".

PUB/CM