"No queremos nunca más universidades chantas, estas deben desaparecer y deben quedarse las universidades de calidad". Con esas palabras la ministra de Educación, Adriana Delpiano, recalcó esta jornada diversas apreciaciones de su cartera respecto de lo que llamó "el fin de un ciclo grandes reformas", agregando que este terminará en marzo con los proyectos de ley de Educación Superior.

La secretaria de Estado fue muy clara al señalar que "pretendemos que las reformas sigan aumentando", y que los niños "deben ser educados según sus talentos", porque su ministerio está "comprometido con la tarea conjunta con las familias de educar a los alumnos y potenciar sus capacidades".

Y también precisó que “se garantizará que nuestros niños tengan una trayectoria en el plano educacional".

La ministra Delpiano dijo otras reformas ya están en marcha y que otras comenzarán a ser trabajadas, como -por ejemplo- las reformas para los profesores, y el desarrollo in crescendo de la oferta educativa. "Debe ser más amplia que las matemáticas y el lenguaje", dijo.

Las declaraciones las hizo la ministra en el marco del lanzamiento del nuevo Plan de Evaluación 2016-2020, que incluye una reducción del 50 por ciento de las pruebas censales, la incorporación de una prueba muestral de Educación Cívica, una evaluación de las competencias de la Educación Técnico-profesional y una medición de lectura para 2° básicos.

Según la titular de esa cartera, Adriana Delpiano, este plan busca enfrentar la evaluación del proceso educativo centrándose en el aseguramiento de la calidad y priorizando la cantidad y calidad de esas mediciones.

También dijo que la reducción de las pruebas censales implica una alternancia entre niveles educativos y un desahogo del trabajo escolar.

PUB/CM