Luego de la renuncia de la ex ministra del Trabajo, Ximena Rincón, y el cambio de gabinete realizado durante la mañana en la sede de Gobierno, la recién nombrada en la secretaría de Estado, Alejandra Krauss, dijo que “es un tremendo orgullo” ser parte del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, a la vez que aseguró que “no dudó” en aceptarlo.

La nueva titular del Trabajo afirmó que “para quien tiene el servicio público y la función pública y además, los principios que inspiran a este gobierno, no se duda y particularmente, porque quién fue el primer democratacristiano que ocupó la cartera de Trabajo fue don Bernardo Leighton, así es que es un tremendo orgullo estar en esta senda”. 

Consultada por su llegada al gobierno indicó que “esos son los grandes desafíos para quienes amamos este país, para quienes realmente creemos que este país le pertenece a todos y que todo es posible”. 

Por último, indicó “yo no tengo posición porque yo represento al gobierno”, reiterando que existen grandes desafíos por delante, finalizó. 

 

PUB/IS