La ministra del Servicio Nacional de la Mujer, Claudia Pascual, inauguró hoy en Providencia el nuevo Centro de la Mujer, haciendo un llamado a reflexionar sobre la sociedad y el respeto. 

En la ceremonia también estuvo presente la alcaldesa de Providencia, Josefa Errázuriz, la diputada Maya Fernández, la directora regional del Sernam, Claudia Opazo Ossandón y las autoridades locales. 

En la oportunidad, la titular del Sernam hizo un homenaje a las 11 mujeres asesinadas durante 2016, enfatizando que con su muerte han quedado familias truncadas y que “no han muerto producto de los celos o el alcohol: han muerto por la violencia machista que muchas veces se naturaliza”. 

Insistió también en las responsabilidades para erradicar la violencia contra las mujeres son tanto de los políticas públicas como también del conjunto de la sociedad “y no culpar a la mujer de la violencia”, afirmó Pascual. 

Por su parte, la jefa comunal de Providencia también se refirió a estos hechos, llamando a “reflexionar sobre qué tipo de sociedad queremos frente un inminente cambio de la constitución”, señaló la alcaldesa Errázuriz. 

La autoridad también agradeció el aporte de las y los funcionarios, porque “no son sólo los 51 millones aportados por Sernam, sino sus funcionarios y funcionarias que hacen esto posible”, afirmó Errázuriz. 

Respecto de las medidas adoptadas frente a la violencia contra las mujeres, la secretaria de Estado señaló que en el último año “se han habilitado 6 nuevos Centros de la Mujer” y que la mejor política pública “es que ojalá estuviéramos cerrando las Casas de Acogida, que hoy cumplen un rol fundamental, ya que la violencia afecta de manera transversal a las mujeres”, es decir que no fueran necesarias. 

La Ministra Pascual recordó también que está en marcha un plan de formación de dirigentes, monitoras y monitores comunitarios para prevenir la violencia hacia las mujeres, que capacitó a más de 1.400 personas durante 2015 y que ampliará su cobertura a más de 200 comunas este año. 

La titular del Sernam también señaló que los Circuitos Intersectoriales de Femicidios se reunirán a analizar los casos, región por región, para prevenir tempranamente la violencia hacia la mujer y afirmando que “una mujer demora 7 años en denunciar”, haciendo referencia a la importancia de las redes familiares en el proceso. 

Por último hizo un llamado a la sociedad para acabar con los estereotipos sexistas, de reforzar la corresponsabilidad en las tareas del hogar y el cuidado de personas y que las mujeres sean respetadas por el aporte que entregan “y no como un mero gancho comercial. Eso, más que con una ley, se logra con un profundo cambio cultural”. 

“No puede ser que solo un 15,8% del parlamento sean mujeres o que tengamos un 13% de alcaldesas, siendo que somos más de la mitad de la población”, señaló Pascual.