Hoy será un día clave para los estudiantes que ingresan a primer año en las universidades adscritas a la gratuidad y que postularon a ese beneficio, pues sabrán si quedaron acogidos. Mientras se lleva a cabo esta fase del proceso, la ministra (s) de Educación, Valentina Quiroga, analiza con Publimetro el avance de la inciativa.

¿Hay una estimación de cuántos estudiantes se beneficiarán con la gratuidad para el 2016?
- En una primera etapa, 120 mil jóvenes ya pueden acceder a este beneficio. No obstante, este número podrá crecer a aproximadamente 160 mil estudiantes.

¿Cómo evalúan desde el ministerio la implementación de la gratuidad?
- Estamos muy satisfechos con la implementación de la gratuidad en la educación superior. Este un proceso aún en marcha que permite ejercer el derecho a la educación superior a miles de estudiantes del 50% más vulnerable de la población. Es un tremendo apoyo para ellos y sus familias, y la constatación de que la reforma educacional está en marcha. Este es un logro concreto de la presidenta Michelle Bachelet, que hizo un compromiso con todo el país y que hoy vemos cómo se está cumpliendo.

Los estudiantes son testigos y testimonio vivo de la gratuidad y el cambio que está ocurriendo en el país. La política de gratuidad es el fruto de la convicción política y de la voluntad que la Presidenta ha puesto en la reforma educacional.

¿De qué manera el comienzo de la gratuidad ha abierto más oportunidades para los jóvenes?
- Con la gratuidad estamos levantando una de las principales barreras de acceso para las familias de más bajos ingresos, que es el financiamiento. En nuestro país hay dos características: en primer lugar, aranceles muy elevados en comparación al ingreso medio de las familias y, en segundo lugar, gran parte del financiamiento de la educación superior lo aportan las familias y no el Estado, generando altos niveles de endeudamiento en la población. Cabe destacar que hoy una carrera universitaria podría equivaler a una vivienda para una familia. Por lo tanto, abordar un cambio en el sistema de financiamiento resultaba imperioso. Así lo hemos hecho.

¿Cómo la gratuidad beneficia a las familias más vulnerables cuyos hijos aspiran a la formación profesional?
- Si bien los estudiantes cuentan con becas y créditos para acceder a la educación superior, estas no cubren la totalidad del arancel. La gratuidad abre plenamente las puertas de acceso a los estudiantes más vulnerables. Este es un paso histórico en nuestro país que va derribando las barreras de la desigualdad.

¿Qué perspectivas hay de que el proyecto de educación superior sea aprobado durante este año? ¿Todavía está vigente la posibilidad que se recurra a la glosa?
- Cabe señalar que el proyecto de Ley de Educación Superior no solo contempla la implementación de la gratuidad en los próximos años, sino el marco regulatorio, la nueva institucionalidad y la calidad, entre otras muchas materias.

Desde el Ministerio de Educación estamos desarrollando un intenso trabajo prelegislativo para avanzar en el proyecto de ley, y que pueda ser aprobado este año.  Prefiero no adelantarme a los acontecimientos: hoy lo que nos moviliza es presentar un buen proyecto de ley de Educación Superior.