"Yo quiero ayudar al Gobierno, a sus ministros, a mi coalición... Pido como ministro del Interior que me dejen hacerlo". 

Con estas palabras el ministro del Interior, Jorge Burgos, salió esta jornada a defender la Agenda Corta de Antidelincuencia aprobada hace dos días en el Senado, y que ahora debe ser analizada en en la Cámara de diputados, donde muchos parlamentarios han hecho sentir su postura contraria a esa iniciativa. 

Los dos puntos que han causado polémica al interior de la Nueva Mayoría son el control preventivo de identidad, que algunos encuentran muy similar a la antigua detención por sospecha, y la Ley Antifiltraciones, también conocida como Ley Mordaza. 

Si no es aprobado el proyecto en la Sala de la Cámara, el trámite se vería retrasado, pues la iniciativa debería debatirse en Comisión Mixta, lo que atentaría contra los deseos del Ejecutivo de tener la Ley lista para antes del 21 de mayo próximo. 

Del control preventivo de identidad, Burgos dijo que es una herramienta para las policías. "Siempre recuerdo yo que, y eso traspasa a varios gobiernos, la evaluación más negativa de la conducción es la seguridad pública". 

PUB/NL