Este lunes, el alcalde Jorge Castro y los concejales de Valparaíso, viajarán a Santiago para reunirse con el ministro del Interior Jorge Burgos, a fin de exigir al Gobierno que se escuche la petición que hace siete años está realizando el municipio: cambiar la fecha de la Cuenta Pública presidencial y evitar los desastres y tragedias.

“Esto tiene que terminar y tienen que escucharnos. Ya no hay más disculpas, ya que aquí hay responsabilidades políticas, administrativas y criminales. Este hecho no fue casual. Aquí se concertaron varias situaciones, primero los informes policiales que daban cuenta de una situación extrema que iba a ocurrir en la ciudad, segundo, las autorizaciones para una cantidad importante de marchas que se iban a concentrar hoy y, tercero, tenemos una gran cantidad de focos de daños extremos tanto a la propiedad pública como privada, dijo Castro.

El alcalde enfatizó que "esta situación no la soportamos más. El 21 será para la familias en Valparaíso y, el mensaje presidencial, buscaremos con las autoridades de gobierno trasladarlo al mes de junio”.

El jefe comunal interpondrá acciones legales hacia los responsables de los daños a la propiedad y, por sobre todo, a quienes provocaron el siniestro que se llevó a Eduardo Lara, así como una investigación sumaria para esclarecer el contexto del fallecimiento del funcionario.

“Vamos a usar todos los elementos que tiene la ley para proteger a las familias y a la ciudad de lo que hoy ha acontecido. Tenemos una cantidad importante de vecinos que sufrieron producto de la emanación de químicos del sector, además de pérdidas cuantiosas, pero lo fundamental es que Eduardo Lara, parte de nuestro equipo, lo hemos perdido y estamos consternados e impactados. Nos duele ya que ha servido con nosotros por muchos años, manifestaba que le gustaba trabajar aquí”, afirmó.

Marchas incontrolables

Jeannette Bruna, jefa jurídico de la Municipalidad de Valparaíso, aseguró que la municipalidad estaba preocupada por la marcha del 21 de mayo. “La información que teníamos de forma previa y que llevó al alcalde a entablar esta solicitud al gobierno de que no se hiciera aquí la Cuenta Pública por las marchas incontrolables era real, lo que da cuenta que la solicitud que no se atendió como se debía se basaba en fundamentos reales", dijo

Luego, criticó que "esto deriva en que hoy tenemos a un compañero de trabajo muerto por la acción de delincuentes, sino terroristas, que se organizaron para dañar la ciudad y dañar y matar a las personas. Para nosotros estos no son hechos aislados ni infiltrados, sino personas organizadas, a las que perseguiremos con una querella criminal por homicidio calificado y, además, por todos los daños a la ciudad; persiguiendo tanto a los culpables directos e indirectos, considerando a los autores intelectuales”.

PUB/MM