Tras concurrir a la cuenta pública de la Contraloría General de la República, el ministro de Defensa, José Antonio Gómez, dijo que su cartera está entregando a la justicia y Ministerio Público todos los antecedentes solicitados sobre los casos del fraude al fisco en el Ejército y el supuesto enriquecimiento ilícito del general (R) Juan Fuente-Alba.

Al respecto, el ministro señaló que “frente a todas las peticiones y antecedentes que están solicitando el ministro (en visita Omar Astudillo) como la fiscalía (Centro Norte), el Ministerio está haciendo la recopilación de antecedentes y entregándolos para el proceso investigativo.

"Esa es la instrucción que hemos dado, tanto en el Ministerio de Defensa como al resto de las instituciones, particularmente en el Ejército”, añadió Gómez.

En relación con las denuncias de algunos parlamentarios sobre incumplimientos de los altos mandos de las Fuerzas Armadas en sus declaraciones de patrimonio e intereses, José Antonio Gómez aclaró la situación.

“Están todas presentadas en la Contraloría General de la República y, además, cumplieron con las normas de transparencia que la Presidenta de la República ha fijado a todos los funcionarios públicos, es decir, entregadas al sitio de la Secretaría General de la Presidencia”, aseguró.

“Hay que informarse primero y, en este caso particular, lo estoy diciendo con toda claridad: Se han cumplido las normas completamente dentro de la ley”, enfatizó la autoridad.

Sobre el caso del general Humerto Oviedo y los pasaportes proporcionados a sus hijos, el ministro Gómez afirmó: “Creo que las cosas tienen un límite y a veces estos se extreman (…) entonces, no transformemos en problema una situación que debiera, quien corresponda, informarlo y será la Cancillería”.

En relación con el mismo tema, ante la insistencia, agregó: “No tengo antecedentes (…) y si lo solicitó y se lo dieron habrá sido por alguna situación y norma particular, hay que preguntarle a quien entrega esos antecedentes”.

Criticó que la presunción de inocencia no sea respetada: “El problema es cuando el principio de inocencia ni siquiera es respetado. Eso es grave y por eso es importante que la opinión pública sepa todo, que se reciban todos los antecedentes”.

Respecto al impacto de estos temas para la institucionalidad, el ministro Gómez aseguró que “todas estas situaciones son molestas”.

PUB/CM