El ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, confirmó que se mantendrán los planes de fiscalización en contra de Uber y Cabify, manteniendo las multas a las que se exponen quienes trabajen bajo ambos sistemas. 

El secretario de Estado sostuvo además que las citadas empresas no trabajan con vehículos que poseen patente naranja, por lo que no pagan los impuestos correspondientes, por lo que “se retirarán los autos, como cualquier vehículo pirata”. 

“Este es un sistema de transporte pirata con conductores que no tienen licencia profesional. Son vehículos que no tienen los seguros correspondientes. e diría a la gente que tenga cuidado, que está usando vehículos que no están calificados para hacer transporte público”. 

Según establece la Ley, los conductores de vehículos particulares que sean sorprendidos realizando el servicio de transporte de pasajeros, se exponen a multas que oscilan entre 15 y 20 UTM -$680 mil a $906 mil- a lo que se suma el pago del corral al que se traslade el auto infractor. 

Producto de la polémica que se ha suscitado en los últimos días por la presencia de Uber y Cabify en el país, parlamentarios de Amplitud Chile presentarán este miércoles el primer proyecto para regular esta actividad. 

Según la declaraciones entregadas por el diputado Pedro Browne a La Tercera, la iniciativa busca perfeccionar el sistema, que recibe una valoración bastante positiva de sus clientes. 

“Lo que no podemos hacer es oponernos a que hayan nuevas fórmulas do nuevos sistemas que buscan mejorar la calidad de vida de las personas”, dijo el parlamentario, quien adelantó que el proyecto establece mecanismos de controles especiales además de la creación de un registro de conductores y la exigencia de la contratación de un seguro de accidentes. 

PUB/NL