El vocero de Gobierno Marcelo Díaz defendió el proyecto de reforma a la educación superior, el cual será ingresado esta jornada al Congreso Nacional.

Tras finalizar la reunión del comité político en La Moneda, el secretario de Estado señaló que pese a las críticas hacia la iniciativa, "nosotros no nos sentimos frustrados, por el contrario estamos convencidos con esta que es la última ley de la reforma educacional que hemos hecho, que este será uno de los grandes legados del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, y que está hecho pensando en las familias de nuestro país, pensado en los chilenos y chilenas y especialmente en los estudiantes que han debido soportar durante mucho tiempo una pesada carga financiera para hacerse cargo de la educación de sus hijos y hoy toca que lo haga el Estado".

"Hemos escuchado muchas voces, algunas favorables, otras críticas, eso es parte de la discusión democrática, vamos a estar abiertos a seguir dialogando, pero el norte que ha fijado la Presidenta es muy claro", agregó.

De igual manera, recalcó que "en este Gobierno, bajo la conducción de esta Presidenta de la República, Chile transformará su sistema educativo desde uno donde ha primado el mercado y el lucro, a uno donde prima la educación como un derecho social".

"Tenemos la convicción de que es un debate necesario que Chile tiene que hacer, los chilenos se merecen, lo demandaron con fuerza el año 2011, una reforma que asegure gratuidad y calidad en la educación superior, que ponga el acento en el derecho de la familia, pero particularmente en los estudiantes, a que la educación sea reconocida como un derecho social ese es el corazón de este proyecto de ley", añadió.

El ministro afirmó además que "los países no pueden pensar sus políticas públicas en el corto plazo, en Chile los gobiernos duran cuatro sin reelección en consecuencia cuando el Congreso, porque es el que aprueba las leyes, determina que hay compromiso en el largo plazo lo hacemos porque son compromisos de Estado".

"Eso ha ocurrido siempre y va a seguir ocurriendo. No es una decisión del gobierno, es una decisión que el gobierno y el Congreso sanciona mediante la aprobación de las leyes", apuntó.

Por último, el vocero de Gobierno enfatizó que "las familias no entenderían que los compromisos que hagamos duren solo 4 años, lo que quieren es que el desarrollo de Chile sea en el corto, mediano y largo plazo".

PUB/CM