El nuevo ministro del Interior, Mario Fernández, quien asumió hace sólo 4 días tras la renuncia de Jorge Burgos, se cuadró con el proyecto de ley del Gobierno que busca despenalizar el aborto en 3 causales y emplazó a quienes lo rechazan a recordar que antes de penalizar el aborto en 1989 “nada dijeron muchos que hoy critican”.

En conversaciones con Emol, el ministro Fernández aclaró que si bien se habla de despenalizar el aborto en 3 causales (peligro de vida de la madre, violación e inviabilidad fetal), este no atenta contra el derecho a la vida. “Tengo la convicción de que el proyecto de la presidenta no lesiona mis convicciones religiosas”, aseguró.

Acá, aclaró Fernández, “no estamos frente a un proyecto de aborto, sino a la despenalización de la interrupción del embarazo en tres situaciones solamente. Una mujer que aborta hoy está sujeta a una pena, lo que fue incorporado a la ley en 1989; antes, nada dijeron muchos que hoy critican”, sentenció.

Hay que recordar que bastantes especulaciones se formaron respecto a cuál sería la postura de Fernández ante este proyecto, dado a que él profesa la religión Opus Dei y por eso hizo énfasis en que el proyecto de la presidenta no atenta contra sus convicciones religiosas. “Leí entero el programa y estoy de acuerdo de punta a punta“, finalizó.

PUB/FR