El ministro del Interior, Mario Fernández, efectuó un balance sobre los incidentes originados en la conmemoración del 11 de septiembre en el país. Al respecto el titular de la cartera señaló que “"hemos tenido la mitad de las contingencias del año pasado. No hay fallecidos, hay siete carabineros lesionados, algunos civiles lesionados, y entre 12 y 15 autos incendiados". 

En este sentido, el secretario de Estado indicó que el gobierno condena los actos de violencia afirmando que se respetan “las manifestaciones de opinión en todo el país, pero que al Gobierno le corresponde aplicar la ley, por lo que se tomarán acciones legales" para buscar a los responsables y someterlos a proceso. 

Por otra parte, la autoridad visitó al cabo de Carabineros, José Campusano, herido a bala en una pierna la noche de ayer en La Legua. Campusano fue trasladado al Hospital Institucional donde se recupera de su lesión. 

“(El uniformado) se encuentra en estado de cuidado, estable, sin riesgo vital. Pude hablar con él. Dentro de lo grave, tuvimos un encuentro satisfactorio al ver cómo un funcionario de Carabineros ha cumplido con su deber", señaló Fernández. 

Ante un probable cambio de gabinete, el ministro no descartó el hecho señalando que “las designaciones de los ministros es atribución exclusiva de la Presidenta (Bacehelet), y ella puede tomar las decisiones en cualquier minuto”. 

Sobre un eventual cierre del penal Punta Peuco, lugar donde cumplen condena los militares que cometieron delitos de lesa humanidad durante la dictadura, el jefe de gabinete no descartó la medida, informando que esa decisión le corresponde al Ministerio de Justicia. 

“En materias de ese tipo hay dos consideraciones, una de tipo político y otra de infraestructura o de recursos. ¿Cuándo? Dependerá de los aspectos que señalé, no hay nada que descartar", finalizó.

PUB/CM