A solicitud del diputado por Valdivia, Bernardo Berger y la Bancada de Renovación Nacional, la comisión de Obras Públicas de la Cámara Baja citará al ministro Alberto Undurraga el próximo martes en Valparaíso para que entregue antecedentes relacionados con la fallida construcción del Puente Cau-Cau de Valdivia.

El parlamentario precisó que en base a lo que se recabe en la comisión permanente, se evaluarán los siguientes pasos en el marco de las atribuciones fiscalizadoras que la ley asigna a la Cámara de Diputados, entre ellas, el requerimiento de informes escritos o presenciales a los distintos servicios públicos, la convocatoria a sesiones especiales o la constitución de comisiones investigadores.

“Hemos estimado necesario ir paso a paso e ir agotando progresivamente de ser necesario las instancias de fiscalización, en atención que en paralelo están avanzando las investigaciones que lleva adelante la Contraloría, como así también las causas judiciales que se ventilan en los distintos tribunales”, indicó.

El puente Cau-Cau debió haberse entregado en mayo de 2014. Inicialmente costaría 15 mil millones de pesos de acuerdo al contrato existente, sin embargo se estima que terminarlo dado el actual escenario, podría superar de aquí al 2018 más de 30 mil millones de pesos.

En las últimas semanas han surgido nuevos antecedentes, entre ellos los informes y pronunciamientos de las empresas contratadas por la cartera para determinar la génesis de las fallas y las vías de solución, que apuntarían a problemas en el diseño e ingenierías de detalle que sirvieron de base para la construcción, sin perjuicio de problemas netamente constructivos.

También en el último mes la Contraloría sorprendió con un nuevo dictamen que obliga al MOP a restituir 1.300 millones de pesos por pagos de partidas que nunca se concluyeron como el sistema de levante –última y más importante falla-.

La resolución se suma a otra emitida el 2015 que conmina al MOP a restituir cerca de 1.100 millones de pesos adicionales, correspondientes a un polémico pago adicional por 1.800 millones efectuado a la empresa constructora en marzo de 2014, a menos de una semana de asumido el actual gobierno, pese a que pocos días antes, el gobierno saliente había emitido un informe técnico que declaraba la improcedencia de tal desembolso.

Además, figuran dentro de la carpeta de traspiés, la colocación invertida de los tableros del puente, dos intentos fallidos de puesta en marcha de los sistemas de levante –el último de ellos en mayo de 2015 dio por colapsado el viaducto-, y la filtración la semana pasada de documentos que dan cuenta que contrario a la versión que hasta ese momento había sostenido el ministro, el MOP sí había sido alertado de las condiciones riesgosas y fallas que presentaba el viaducto.

PUB/NL