El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, afirmó este miércoles que de aprobarse el proyecto de ley sobre educación superior el camino hacia la gratuidad universal estaría garantizado “sin ambigüedades”.

“El proyecto de ley propone cómo se va hacia allá, y si es ley no hay ninguna duda que en algún momento llegaremos a eso”, comentó Valdés.

“Si eso va más rápido porque la economía crece mucho y más gente paga más impuestos y se pasan de tramo del global complementario, por ejemplo; o si la economía tiene la suerte de recibir un aumento del precio del cobre, bueno, se podrá ir más rápido”, agregó.

La autoridad se refirió al tema en el seminario “Exportando Servicios: Talento, creatividad y conocimiento para el mundo”, organizado por Sofofa, la Cámara de Comercio de Santiago y el Ministerio de Hacienda.

El titular de Hacienda sostuvo que lo que propone el proyecto “es simplemente seguir una ruta que no es muy distinta a la que han seguido varios países que han entrado en gratuidad”, que no la hacen con la carga tributaria que tiene Chile hoy sino con ingresos del Fisco equivalentes a algo así como 30 puntos del PIB.

“Si uno tuviese recursos puede hacerlo antes, pero el proyecto es inequívoco en poder avanzar hacia la gratuidad”, subrayó.

Sobre por qué no se llega al 70% de gratuidad en este gobierno, “que fue parte de lo que querríamos haber hecho y que el programa de gobierno dice”, explicó que se debe al cambio en las condiciones económicas y que sólo por concepto de menor precio del cobre, el Fisco ha dejado de percibir del orden de $2.000 millones de dólares.

“Sería irresponsable, creo yo, no reaccionar a esa realidad. Y es por eso que el proyecto de ley propone una gradualidad distinta para ir avanzando hacia más gratuidad, dependiendo de las condiciones económicas”, aseveró Valdés.

En otro ámbito, Rodrigo Valdés comentó que solicitó al Consejo Fiscal Asesor (CFA) proponer criterios de uso del Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES) con miras al financiamiento del déficit fiscal de 2017 y que ello no implica un aumento del gasto público.

“Cuando uno habla de financiamiento no está hablando de gasto. El gasto fiscal en Chile se determina por una regla fiscal. Dado dónde están los ingresos efectivos de Chile, tenemos un déficit este año relativamente importante y el próximo año también tendremos un déficit. Y como en cualquier empresa, cualquier familia que gasta más de los ingresos que tiene, tiene que financiar esa parte”, explicó Valdés.

“Esa parte habitualmente se financia con deuda pero tenemos que preguntarnos si es conveniente hacerlo sólo con deuda u ocupar alguna parte de los activos que tenemos”, añadió e insistió que se trata de “una decisión estrictamente financiera, no es una decisión de cuánto gastar. El gasto se determina por una regla, en que nosotros tenemos el compromiso de mejorar el balance estructural un cuarto de punto”.

Además, precisó que la legislación existente provee reglas muy precisas para acumular recursos en los Fondos Soberanos, pero agregó que se requieren “guías muy claras” de cómo usarlos y por ello es importante hacer una discusión al respecto ya que existen visiones legitimas sobre que esos recursos sólo se emplean en caso de recesión o que pueden usarse cuando exista un déficit cíclico.

“Yo tengo mi propia visión, pero quiero escuchar también otras visiones. Le he pedido al Comité Asesor Fiscal que discutamos criterios sobre aquello. Algunos criterios importantes los voy a mencionar el próximo lunes cuando vayamos a la Comisión Especial Mixta de Presupuestos, simplemente para ir planteando la pregunta de cómo usar”, señaló el secretario de Estado.

PUB/CM