El ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, llamó a a los taxistas tradicionales a no tomar la ley en sus manos, luego de los hechos de violencia registrados en Santiago entre conductores de taxis básicos y conductores de vehículos de arriendo que trabajan mediante las aplicaciones de smartphones Uber y Cabify.

El secretario de Estado indicó que no está en contra de la tecnología, pero dijo que quienes trabajan en ese rubro deben cumplir con una serie de exigencias, tanto ellos como sus vehículos, como por ejemplo, una licencia de conducir profesional, seguros y dos revisiones técnicas al año.

"Yo estoy totalmente en desacuerdo con cualquier agresión, sea de cualquier tipo, así que nuestro llamado es a los taxistas que no pueden tomar la Ley en sus manos y agredir, cualquiera sea el motivo. No es la tecnología versus no tecnología, es que se aplique la tecnología, aplaudimos las innovaciones tecnológicas, pero hay ciertos requisitos que se tienen que cumplir", dijo el titular de Transportes.

Por su parte, el presidente de la Confederación Nacional de Taxis de Chile (Conatach), Luis Reyes, dijo que las manifestaciones de taxistas en vías públicas no cuentan con el patrocinio de su entidad, y llamó al ministro a sancionar todo tipo de agresiones.

"Nosotros como confederación no estamos y no hemos participado en las caravanas y manifestaciones que algunos colegas legítimamente han hecho, porque estamos en conversaciones con el Ministerio de Transportes, en mesa de trabajo, y hemos condenado enérgicamente también las actitudes que han habido, por ejemplo, lo que pasó son el colega que violentamente fue sacado de su vehículo. Eso, en un país como el nuestro, no debería seguir sucediendo. Y esto es un llamado al ministro", precisó el dirigente.

Desde el Ministerio de Transportes se informó que entre los meses de enero y marzo de este año fueron sacados de circulación 95 vehículos que prestaban servicios de taxi de manera informal, por no cumplir con los requisitos para ello. De esos, 79 corresponden a Uber y 16 a Cabify.