Los ministros del Interior, Jorge Burgos, y de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, se reunieron hoy con sus pares argentinos de RR.EE., Susana Mabel, y de Interior, Rogelio Frigerio, en el complejo fronterizo de Cristo Redentor. 

La finalidad del encuentro fue revisar los avances en la integración del Paso Los Libertadores en Chile y los complejos Los Horcones y Uspallata en Argentina. 

En la oportunidad, el ministro Burgos destacó que esta obra constituye “una inversión importantísima de más de US$90 millones, que va a mejorar de manera sustancial la infraestructura, la atención al público y la viabilidad para las personas que trabajan acá en condiciones muy extremas muchas veces”. 

Los secretarios de Estado destacaron que el encuentro refuerza el compromiso de avanzar en una efectiva integración con Argentina y también con los países del Mercosur. 

También reafirma la decisión, expresada en el programa de Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, de mejorar la infraestructura, la coordinación y la gestión para hacer más eficiente y amigable la principal ruta que conecta Chile y Argentina. 

En su intervención, el ministro Burgos reiteró que “nuestra decisión y la decisión de la Presidenta de la República, es asumir un nuevo impulso en la relación bilateral”. 

El 15 de marzo de 2016 Chile creó un Comité Interministerial para la Facilitación de los Trámites Fronterizos, la Integración y la Conectividad Bioceánica, que velará, entre otros asuntos, por la eficiente coordinación de los servicios involucrados en la gestión del sistema Cristo Redentor. 

Finalmente, el jefe de gabinete resaltó que con estas medidas lo que se busca es “hacerle la vida más fácil a la gente, nuestros países, y también a aquellos chilenos, argentinos, que deciden hacer turismo o negocios en el país vecino”. 

El 23 de febrero pasado comenzaron las obras de limpieza y despeje del lugar donde se construirá el nuevo complejo fronterizo Los Libertadores que debe entrar en operación el año 2019. 

Las nuevas instalaciones serán construidas mediante el sistema de concesión y se contempla una inversión por más de US$90 millones. 

El nuevo edificio de control tendrá 25.000 metros cuadrados y contará con tres niveles para la atención diferenciada de automóviles. 

El sector de alojamiento de los funcionarios tendrá 5.000 metros cuadrados, divididos en cuatro pisos y dispondrá de un total de 141 habitaciones, además de oficinas de administración, lavandería, bodegaje y estacionamientos. 

PUB/SVM