La Subsecretaría de Salud Pública afirmó hoy que el desabastecimiento de la vacuna BCG contra la tuberculosis en las maternidades de la red asistencial fue un problema pasajero y que ya está superado. 

De esta manera, la subsecretaría respondió a la denuncia efectuada por el Colegio de Matronas por esta situación. 

Al respecto, la subsecretaría recordó que el desabastecimiento se produjo por el "incumplimiento sin precedentes del proveedor histórico de la vacuna (Serum Institut de Dinamarca)". 

Tras esto, "el Ministerio debió solicitar un préstamo a los países vecinos, que fue posible desde Perú, y permitió volver a la disponibilidad normal de vacuna para los recién nacidos". 

Añadió que con relación a los niños no vacunados durante las semanas en las que no se contó con la BCG, se recomendó a los servicios de salud y seremis indicar a las maternidades diferir esa vacunación hasta la normalización total de los stock. 

En paralelo, agregó, el Departamento de Inmunizaciones logró adelantar un pedido de vacunas al Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud, cuyo primer embarque llegó a Chile el 17 de diciembre y que se encuentra distribuido. 

La subsecretaría admitió que entre el viernes 18 de diciembre y hoy, "es posible que algunas maternidades no hayan contado con la vacuna, ya sea porque no la retiraron desde las cámaras de frío o porque no estimaron con exactitud las demandas que implicaría vacunar a los niños rezagados antes de la normalización de los stock". 

"Esta situación está normalizada y hay existencias tanto para completar la vacunación de rezagados como para garantizar la vacunación de los recién nacidos antes de su egreso", concluyó la subsecretaría en una declaración. 

PUB/VJ