El gobierno chileno solicitó este jueves que los médicos certifiquen a embarazadas que deseen cancelar viajes a países afectados por el virus Zika, una medida que facilita el reembolso de los pasajes por las aerolíneas.

"Estamos dando indicaciones principalmente a los ginecólogos para que certifiquen el embarazo para permitir que obtengan el retorno (de pasajes) a las zonas donde hay riesgo de enfermarse del virus Zika", dijo la ministra de Salud, Carmen Castillo.

La aerolínea Latam, la más grande de América Latina, habilitó los mecanismos para que embarazadas con viajes previstos a 21 países, incluido Brasil y México, puedan solicitar el reembolso de su viaje o modificar el destino del vuelo.

Además, las embarazadas con viajes ya iniciados a esos destinos podrán adelantar su regreso sin cobro adicional, pero sujeto a disponibilidad.

Mientras que la local Sky también permitirá la devolución del dinero de embarazadas con pasajes a Sao Paulo en Brasil. 

Ambas aerolíneas pedirán el certificado médico que mencione las semanas de gestación y los reembolsos incluirán a los acompañantes que estén viajando con la embarazada en el mismo vuelo.

A su vez, la autoridad sanitaria que se sumó a las recomendaciones de varios países para que embarazadas eviten viajes a países con el virus fortaleció los controles en Isla de Pascua, que a diferencia de Chile continental tiene circulación del virus. El plan incluye la entrega de repelentes a personas que viajen a la Isla (a unos 3.500 km de la costa chilena) y folletos con información sobre el virus.

La funcionara señaló que "el sistema está preparado para enfrentar cualquier requerimiento", de turistas en Isla de Pascua, mientras que afirmó que un caso autóctono en Chile continental es prácticamente imposible por la ausencia del mosquito que propaga el virus.

Esta semana la Organización Mundial de la Salud advirtió que el virus de Zika, transmitido por el mosquito el Aedes aegypti y sospechoso de causar malformaciones fetales, se expandirá por todo el continente americano excepto Canadá y Chile continental.

Asimismo, este jueves la OMS alertó que el brote que afecta a una veintena de países podría causar entre tres y cuatro millones de enfermos en el continente americano.

El ministerio de Salud local recordó que en 2014 en Isla de Pascua se registró un brote del virus que dejó 173 casos, pero que en ninguno de los casos se presentaron malformaciones en los fetos de las pacientes afectadas.

PUB/VJ