La ministra de Salud, Carmen Castillo, se refirió a la reciente aprobación del proyecto de ley que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales específicas, manifestando que la objeción de conciencia “es uno de los aspectos que queremos continuar manteniendo en el ámbito individual”. 

En ese sentido, agregó que este tema “hay que respetarlo, porque cada uno tiene sus convicciones y sus opiniones”, al igual que “la decisión de la mujer en este proyecto, que es libre y soberana”. 

La secretaria de Estado añadió que la interrupción del embarazo es una decisión muy seria, “que la mujer tiene que tomar sin sesgo y con absoluta convicción de lo que está haciendo. Nosotros tendremos que darle toda la información disponible para que la pueda tomar”. 

Respecto al Plan de Acompañamiento incluido en la iniciativa legal, la Ministra precisó que los apoyos contemplados complementan políticas públicas como “Chile Crece Contigo y todos los otros componentes que nuestra estructura sanitaria tiene”. 

Recordó que el Sistema Público de Salud “no abandona a nuestras madres cuando llegan a parir a un centro asistencial. Las mujeres tienen apoyos de matronas y de sicólogas cuando hay situaciones de riesgo”, por lo tanto, se fortalece ese modelo de atención. 

Cabe recordar, que la Cámara de Diputados aprobó el proyecto en general por 66 votos a favor y 44 en contra, quedando la iniciativa despachada al Senado, donde deberá iniciar su tercer trámite legislativo. 

Las tres causales, riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación, fueron aprobadas en particular.