El solemne Te Deum ecuménico por la Independencia de Chile se realizará este domingo a las 11:00 horas en la Catedral Metropolitana, y será encabezado por el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati.

Se trata del 206° Te Deum en la Catedral Metropolitana y con ello se continúa con una de las grandes tradiciones de la República, que cuenta con la presencia de las máximas autoridades del país encabezadas por la Presidenta Michelle Bachelet.

Se trata de un oficio ecuménico en el cual participan pastores y obispos de diversas iglesias cristianas, además de la católica (Ortodoxa, Luterana, Anglicana, Metodista, Evangélica), y de otras confesiones religiosas no cristianas (Judía y Musulmana).

Ya desde los albores de su vida independiente, se ha celebrado en Chile una ceremonia religiosa con ocasión de las fechas patrias. En 1811, José Miguel Carrera pidió a la autoridad eclesiástica de la época que celebrara una Acción de Gracias para conmemorar el primer aniversario de la Junta Nacional de Gobierno.

Luego, cuando se luchaba por confirmar la Independencia de Chile en los campos de batalla, se ofreció a Dios un Te Deum para el caso que esa independencia se produjera. Así pues, desde 1818 se celebra el Te Deum cada 18 de septiembre.

En 1971 el entonces Arzobispo de Santiago, el Cardenal Raúl Silva Henríquez, invitó a obispos y pastores de otras iglesias cristianas y no cristinas a participar con sus oraciones en esta ceremonia, accediendo así a una solicitud del entonces Presidente Salvador Allende, que curiosamente era agnóstico.

La tradición del Te Deum se ha mantenido ininterrumpida, incluso en medio de difíciles crisis históricas. Sólo en 1973, se sustituyó por una “Oración por la patria”, en la que, una semana después del quiebre institucional, se oró por los caídos y por el porvenir del país.

PUB/NL