En la Parroquia Nuestra Señora del Rosario -ubicada en Av. Presidente Riesco 6430, Las Condes- los feligreses tienen la tradición de esperar el Año Nuevo con una misa. De esta manera dan gracias por lo vivido este año y se encomiendan a Dios para un 2016 lleno de gracia y de amor. 

El párroco, Pedro Pablo Garín, cuenta que se juntan en el templo a las 23:15 horas. "Llegan familias, niños, jóvenes y damos gracias a Dios". Añade: "Hemos reunido a más de cien personas desde que se inició esta tradición el año pasado. Las 12 de la noche nos encuentra recibiendo la bendición final del Señor". 

Esta iniciativa nació porque en la parroquia jubilar, en este año de la Misericordia, cuentan con una capilla de adoración perpetua.

Esto quiere decir que hay personas adorando a Jesús sacramentado las 24 horas del día, los 365 días del año. Por eso, incluso después de las 12 de la noche, varias personas se quedan rezando.

PUB/VJ