En el marco de la próxima conmemoración del Día Internacional del Trabajo y de la festividad de San José Obrero, este domingo se llevó a cabo la tradicional Bendición a los Trabajadores y Trabajadoras de Santiago, encabezada por monseñor Ricardo Ezzati, quien en esta oportunidad bendijo a los recolectores de basura.

El arzobispo de Santiago destacó la labor de ellos, haciendo énfasis en que la dignidad del trabajo está íntimamente ligada a la persona, por lo que la tarea de mejorar las condiciones laborales de este gremio, es muy importante, precisó.

"Quiero decir que además me siento un colega de ellos, pues así como este grupo de trabajadores tiene la misión de mantener limpia la ciudad, el obispo y la Iglesia en general, tienen la misión también de hacerla más limpia y transparente desde el punto de vista social y espiritual", expresó.

La ceremonia, organizada por la Vicaría de Pastoral Social y de los Trabajadores se efectuó en las dependencias de las Empresas Starco y Demarco, ubicadas en Quilicura, a donde llegaron recolectores de basura de varios sectores de la capital.

En la bendición estuvieron presentes el vicario de la Pastoral Social y de los Trabajadores, Andrés Moro, el subsecretario del Trabajo, Bruno Baranda, los alcaldes de las comunas de Quilicura, Juan Carrasco; de Pudahuel, Johnny Carrasco y de Cerro Navia, Luis Plaza.

También participó el gerente general de Empresas Starco y Demarco, Juan Carlos Araya, el gerente de Recursos Humanos, Luis Rodríguez, el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de Aseo, Jardines y Rellenos Sanitarios de Chile (Fenasinaj), Armando Soto, junto con representantes de organizaciones sindicales y del mundo laboral.