Este lunes la pequeña, que lleva más de un año esperando un trasplante de corazón, se sometió a un scanner cerebral para descartar la presencia de algún coágulo y de este modo, monitorear su condición luego del ACV que vivió el fin de semana.

Los padres de Monserrat permanecen a la espera de resultados positivos con respecto a su evolución, mientras ella continúa internada en la UCI pediátrica del Hospital Clínico de la Universidad Católica. "En la mañana movió un poquito su pierna derecha y también logró decirme 'mamá', cosa que no había podido hacer hasta ahora, así es que hay un avance", contó Daniela ​Maluenda, madre de Monserrat. 

Según cifras del Ministerio de Salud desde 2015 se registra un aumento en la cantidad de donantes de órganos en el país, pasando de 167 a 171 en 2016. Hasta la fecha hay 22 pacientes que requieren un trasplante de corazón, nueve de ellos califican como urgente y dos de ellos son pediátricos, entre los que se encuentra Monserrat.

Para que una persona ingrese a la lista de espera de algún órgano, es necesario que un médico entregue una solicitud al Instituto de Salud Pública y al Ministerio de Salud. La condición de urgencia está determinada por criterios internacionales entre los cuales se encuentran el tiempo, la semejanza o compatibilidad entre el donante y el receptor, la gravedad y la probabilidad de que la persona sobreviva.  

"No es ningún misterio que en nuestro país los donantes son escasos y eso duele. Se necesita que se combinen características de tamaño de tórax, peso y edad. En el caso de los niños es mucho más delicado, por lo general, la mayor cantidad de donantes que aparecen son adultos", dijo el Dr. Pablo Troncoso, presidente de la Sociedad Chilena de Trasplante.

El caso de Monserrat sigue calificando como prioridad nacional, lo que significa que, independiente del estado de la pequeña, apenas aparezca un donante los médicos deberán realizar el trasplante de inmediato. La madre de la niña hizo un llamado a abrir el debate para que las familias consideren la donación de órganos en Chile. "Estamos en horas críticas, mi hija ha luchado mucho y yo no veo otro final que no sea uno feliz para ella", agregó Daniela.

PUB/ R.C