El presidente de Bolivia, Evo Morales, reiteró hoy su intención de dialogar con el Gobierno de Michelle Bachelet para resolver los problemas que atraviesan los camioneros y los exportadores bolivianos en los puertos del norte chileno.

"Un encuentro de autoridades de Bolivia y Chile para tratar temas humanitarios sería saludable para nuestros pueblos y los pueblos del mundo", resaltó Morales en su cuenta de Twitter.

El gobernante boliviano se expresó de esa forma después de que el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, calificara el sábado como "un chiste" el llamado al diálogo que hizo Morales en los últimos días.

"Ofrecen 'diálogo' después de show...y siguen agravios. ¡Un chiste! Diálogo es c/respeto (principio elemental) y por conductos apropiados", escribió Muñoz también en Twitter.

Morales ha anunciado que apelará a Bachelet para resolver los problemas que atraviesa el comercio exterior boliviano en los puertos chilenos porque considera que su homóloga chilena no conoce esas dificultades.

El ministro boliviano de Exteriores, David Choquehuanca, registró las denuncias de los camioneros y los exportadores en la visita realizada esta semana a los puertos de Arica y Antofagasta, que derivó en un nuevo conflicto bilateral para las naciones vecinas.

El viaje de Choquehuanca fue rechazado por las autoridades de Chile con el argumento de que no siguió los conductos diplomáticos e intentó desafiar la soberanía chilena causando protestas mutuas.

El Gobierno boliviano justificó la visita en que sus reclamos sobre las supuestas irregularidades en esos puertos no son solucionadas y perjudican económicamente a Bolivia.

En una entrevista publicada hoy en el diario La Razón, de La Paz, Choquehuanca sostuvo que su país ha "tolerado" durante mucho tiempo los problemas para su comercio exterior en las terminales portuarias chilenas e indicó que con su visita esas dificultades fueron puestas "al descubierto", algo que, a su juicio, "le duele a Chile".

No obstante, ratificó que Bolivia agotará esfuerzos para reactivar el diálogo con Chile con el fin de resolver estas dificultades.

"Nosotros tenemos que agotar todos los esfuerzos, tenemos fe en el diálogo porque estos problemas podemos resolverlos conversando y generando espacios de negociación. Eso nos va a hacer bien a ambos países", sostuvo el ministro boliviano.

Los últimos incidentes agravaron la relación entre Bolivia y Chile, ya enfrentados en la Corte de Justicia de La Haya por la demanda marítima boliviana y la controversia sobre las aguas de la zona del Silala, situada en Bolivia, pero cuyo caudal discurre a territorio chileno, donde es considerado un río internacional.

PUB/NL