El presidente Evo Morales aseveró este viernes, en la ciudad de Cochabamba, que la demanda por las aguas del Silala, que presentará ante un tribunal internacional, "no es artificial" y cuestionó al Gobierno de Chile porque su accionar no se condice con el socialismo que expresa su línea.

"Escuché una respuesta del Gobierno de Chile, dijo como menospreciando nuestra posición que sería una demanda artificial; yo quiero decirles, tal vez para quienes ostentan todavía la mentalidad colonial, puede entenderse como una demanda artificial, pero es una demanda más bien de un río artificial hecho por privados chilenos", dijo en declaraciones reproducidas por La Razón Digital de La Paz.

Morales manifestó que no se puede hablar de soberanía, con relación a recientes declaraciones de autoridades de Chile que salieron en defensa esa cualidad, cuando en temas como el Silala y el mar "nos quitaron invadiendo, nos robaron y asaltaron", afirmó.

Recordó que en la cultura originaria, esas acciones se constituyen en "delitos".

El jefe del Estado boliviano indicó que un partido socialista, que es el que gobierna Chile, no puede privatizar, aeropuertos, caminos y menos "el mar", en referencia a los puertos de acceso.

"Lo peor es que los servicios básicos privatizados, nuestras aguas que son ilegalmente, unilateralmente aprovechadas robadas, se convierten en negocio de Chile, venden nuestra agua", indicó.

Qué bueno sería -agregó- que un gobierno socialista convierta los servicios básicos en un derecho humano y no en un "negocio privado" y recordó que mediante Naciones Unidas el acceso al agua es irrestricto porque es considerado un derecho.

Añadió que si bien el diálogo no resuelve los problemas entre países, la humanidad creó tribunales internacionales a los que Bolivia acudirá para buscar justicia.

PUB/CM