El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) planteó que la no discriminación, la inclusión y el respeto a todas las formas de conformar familia son derechos que deben consagrarse constitucionalmente.

Representantes del Movilh, encabezados por Rolando Jiménez, participaron en un encuentro organizado por el Cónclave Social por una Asamblea Constituyente, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, donde hizo sus propuestas respecto a los contenidos y mecanismos para el avance de una nueva Carta Magna.

Además del Movilh, participaron el Sincato de Actores de Chile (Sidarte), la Fundación Construyendo, Marca AC, Fenpruss y Corpade.

Junto con abordar aspectos relacionados con los objetivos específicos de cada organización, los movimientos coincidieron e insistieron en la necesidad de que la nueva Carta Magna sea el resultado de una asamblea constituyente, por ser la única vía -según dijeron- que garantiza una efectiva participación ciudadana.

En representación de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y heterosexuales, el Movilh concluyó que la no discriminación, la inclusión y el respeto a todas las formas de conformar familia son derechos que deben consagrarse constitucionalmente.

“No sólo tomamos postura respecto a temas que nos involucran directamente como movimiento LGBTI. También concluimos sobre la importancia de que los derechos sociales básicos (trabajo, educación, salud, previsión y viviendo) sean efectivamente garantizados por el Estado, de que sea una obligación el cuidado del medio ambiente y la naturaleza y de que terminen todos los obstáculos para un efectivo ejercicio democrático”, apuntó el Movilh.

“La Constitución debe surgir de todas y todos, y estamos convencidos de que muchos de los problemas que afectan a diversos sectores, como la diversidad sexual, tienen su base en la actual Carta Magna”, concluyó el organismo.

PUB/CM