Tal como reafirmó en entrevista con radio Cooperativa el presidente del Movilh, Rolando Jiménez, dicha entidad está apoyando al animador Jordi Castell en la demanda que entabló contra el imitador Stefan Kramer. La acción judicial responde a que a juicio del fotógrafo cuando se le imita se está denostando su homosexualidad.

"Si este personaje que hiciera Stefan Kramer fuera un sacerdote y este sacerdote, que fuera público, es señalado como un pedófilo redomado, que se está tirando a todos los chicos que pueda encontrar en su diario que hacer, estoy seguro que las vestiduras que se estarían rasgando serían de una enormidad, por parte de todos los medios de comunicación y por parte de la sociedad chilena en su conjunto", dijo al programa Una Nueva Mañana.

Jiménez agregó que "esto tiene que ver con no sólo la caricatura de los homosexuales, sino que también las caricaturas que se hacen de otros grupos humanos como los indígenas, los inmigrantes, las mujeres, por lo tanto creemos que esto va a permitir una discusión sana".

Consultado por su posición respecto a la fotos que Castell aseguró tener de Kramer, donde quedaría de manifiesto una supuesta conducta homosexual, Jiménez puntualizó que "nosotros le señalamos a Jordi que no se podía incurrir en la misma lógica de ventilar, en este caso, un supuesto aspecto de la vida privada del señor Kramer para defenderse".

"Esa situación no está hoy día en el tapete bajo ninguna posibilidad y nosotros no estaríamos por cierto de acuerdo jamás en usar como defensa una cuestión como esa, por lo tanto, eso está plenamente descartado", explicó.