Luego que el Gobierno no lograra un acuerdo con los camioneros de la Confederación Nacional del Transporte de Carga de Chile (CNTC) por el costo de los peajes en hora punta en las rutas 68 y 78 -y después del anuncio del inicio de la movilización por parte de los dirigentes de la organización de transportistas- el Ministerio del Interior emitió un comunicado explicando los ejes de la propuesta que le hizo a su contraparte. 

En primer lugar, la oferta comprendió el compromiso de inversiones “para el estacionamiento intermedio de camiones y descanso para sus conductores, tanto en la Ruta 78 a Melipilla-San Antonio como en la Ruta 68 a Valparaíso”. 

En relación a rebajas en el costo de los peajes, la propuesta del Ejecutivo contempló reducir “de 80 a 60 los días de aplicación del horario de punta para camiones en la Ruta 78 durante el período estival; y disminuir de cuatro a tres horas el tramo punta en la salida de Santiago durante los días viernes”. 

Respecto de la Ruta 68, donde opera una tarifa de fin de semana, el Gobierno ofreció “abrir dos ventanas nocturnas (de viernes y de sábado) para el tráfico pesado”. 

Sin embargo, en su comunicado el Ejecutivo enfatiza su obligación de respetar los contratos con las concesionarias subrayando que su ofrecimiento a los empresarios del transporte “no implica cambiar la cuestión central del contrato actual, donde existen medidas que buscan regular el tráfico en horas de punta desde y hacia Santiago durante la etapa estival y en los fines de semana largos”. 

En la misma línea concluyen que “el Gobierno, dentro del marco de la legislación vigente, ha estado dispuesto a flexibilizar los horarios, pero considera inconveniente no mantener restricciones de gestión vial en estas horas, que tienen por objeto garantizar el desplazamiento adecuado y seguro de miles de usuarios”. 

PUB/VJ