Luego del ingreso del proyecto de reforma a la educación superior al Congreso para que sea discutido por los parlamentarios, las distintas agrupaciones de estudiantes han manifestado su rechazo al proyecto elaborado por el Ministerio de Educación, pero a partir del domingo recién pasado iniciaron un cambio de foco en las formas de movilizaciones donde integraron a las familias en las demandas históricas del movimiento.

Desde los estudiantes comentaron que pese a estar en período de vacaciones de invierno, están tomando medidas para que los alumnos no decaigan en el apoyo a las diferentes manifestaciones como con marchas, paros y tomas.

“Siempre se realizan distintas actividades y ahora mucho más con el propósito de acercar aún más a la ciudadanía a nuestras demandas para explicarles el por qué nos estamos movilizando”, señaló a Publimetro el vocero de la Cones, José Corona.

La idea de sumar a las familias a las concentraciones masivas, viene para que tras cada marcha se pueda hablar de las demandas estudiantiles como gratuidad universal y no de los actos vandálicos que se han originado en las últimas marchas, según comentó el vocero de la Confech, Patricio Medina.

“Marcamos un hito de un segundo semestre movilizado, pero con las familias como forma de consolidar nuestra demandas, hacer que la gente sea partícipe y pueda influir en temas importantes como la gratuidad a través de actividades culturales”, expresó Medina.

Al ser preguntados hasta qué punto están dispuestos a llegar con las tomas y paros en liceos y universidades, tomando en cuenta que ahora el proyecto de ley depende de trámites legislativos, los dirigentes señalaron que el próximo sábado 16 de julio harán saber sus decisiones al respecto.

“Hay que tener claro que el Gobierno no dio el pie para una etapa prelegislativa porque no les consultó a los actores sociales cuáles serán las ideas del proyecto de educación (...) y sobre el momento actual el próximo sábado expondremos nuestra postura de si retirar o no el proyecto", agregó el vocero de la Confech.