Cerca de 20 años de servicio llevaba Eduardo Lara, el guardia de seguridad que este sábado perdió la vida tras un incendio provocado por encapuchados y que consumió una farmacia y dependencias del municipio de Valparaíso.

El hombre, que era casado y tenía hijos según detallaron testigos, debió ser socorrido en primera instancia por Bomberos, quienes realizaron en el sitio labores de reanimación para lograr estabilizarlo y trasladarlo hasta un centro asistencial cercano.

Lara llegó hasta el Hospital Carlos van Buren en riesgo vital, hecho que generó una serie de especulaciones sobre su real condición, ya que mientras el ministro del Interior, Jorge Burgos, confirmaba en una entrevista radial su muerte, autoridades locales mantenían la tesis de su estado crítico.

En conversación con Radio Bío Bío, el secretario de Estadio fue quien ratificaba el deceso y calificaba como delincuentes a quienes perpetraron el hecho. Preliminarmente, el lanzamientos de bombas molotov por encapuchados a una farmacia, que funcionaba en el primer piso del edificio, causó la muerte del funcionario municipal.

Este hecho, además, reinstaló el debate sobre la continuidad de esta ceremonia republicana en Valparaíso, escenario de destrozos y enfrentamientos en cada 21 de mayo, tal como lo detalló la concejala Zuliana Araya en conversación con los medios.

"Yo fui la primera en decir en que se cambie de acá (la Cuenta Pública). Creo que ahora, con una persona que murió que trabajaba en la municipalidad, van a hacer las cosas (...) Es terrible que estas cosas tengan que pasar. De ahí a hacer daño patrimonial a Valparaíso me duele".

A través de las redes sociales, además, parlamentarios expresaron su repudio a los desórdenes que provocaron la muerte del empleado municipal.

PUB/VJ