El fiscal Gonzalo Álvarez, de la Fiscalía Metropolitana Centro Norte, informó durante la tarde de este martes que la causa probable de la mujer descuartizada y arrojada al río Mapocho -y cuyos últimos restos fueron encontrados en las compuertas del puente Manuel Rodríguez, en el sector de Vivaceta con la Costanera Norte- sería una estrangulación por lazo. 

El persecutor, que llegó hasta el lugar, dijo que "es esencial el hallazgo de la parte principal del cuerpo, puesto que en él se encuentran los órganos vitales, además, está su cabeza, y podemos ya de acuerdo al examen externo del cadáver determinar alguna probable causa de muerte". 

En ese sentido dijo que, de manera preliminar a la autopsia que podría arrojar otra causa, se trataría de un estrangulamiento por lazo. Los restos fueron sometidos en el lugar a peritajes bioqímicos y posteriormente, trasladados al Servicio Médico Legal 

Además, el fiscal informó que se encontraron nuevos tatuajes en el cuerpo de la víctima, uno con el nombre "Andrea" en la parte superior de la espalda y otro de una corona en la parte inguinal derecha. Estos se suman a uno con el nombre de "Juan David" grabado en una muñeca, además de otras señas como una uña pintada y una pulsera puesta en uno de los tobillos. 

Estos tatuajes y demás señas podrían ayudar a identificar la víctima, por lo cual el fiscal pidió la ayuda de la personas que reconozcan a la víctima y solicitó que se acerquen a la fiscalía o a la PDI. "Es prioritario obtener la identidad", dijo. 

En cuanto a eventuales conocimientos de anatomía del autor del crimen, el fiscal explicó que los cortes son diferentes, porque las extremidades inferiores registran un desmembramiento de la articulación y posterior corte, lo que significa que al afectuar el desprendimiento de la extremidad no se rompe el hueso, sino que se hace un corte limpio, neto, mientras que en el caso de las extremidades superiores se registran intentos de cortes previos al definitivo. 

También confirmó que al cuerpo se le efectuaron torniquetes en las extemidades, aparentemente con la intención de evitar un sangrado más profuso. Esto también indicaría, eventualmente, algún tipo de conocimientos por parte del hechor. 

Finalmente, el fiscal Álvarez dijo que es prematuro hablar de un posible móvil y que se trabaja con las policías de los países vecinos, ante la posibilidad de que la víctima sea una ciudadana extranjera. "No es un simple homicidio, es un hecho que causa impacto", remató el fiscal. 

Debido a que sus huellas dactilares no están registradas en Chile, se estima que podría ser una mujer que entró de manera ilegal al país. Según los antecedentes policiales, la víctima es una bella mujer de unos 25 a 30 años. 

PUB/VJ