Sólo por estafa fue formalizado hoy un sujeto que mantuvo cautiva a una mujer de 66 años durante más de 10 horas, bajo la amenaza de que una banda mataría a su hija de 36, supuestamente secuestrada, si no cumplía con sus exigencias de entregarles dinero y especies.

El imputado es Alvaro Pablo Orellana Contreras (26), quien fue detenido cuando una vez más estaba obligando a la mujer a girar dinero. El estado de shock de la víctima fue advertido por los guardias de seguridad de un mall que alertaron a carabineros.

Orellana Contreras, quien registra condenas por robos y tráfico de drogas, fue formalizado sólo por estafa, ya que según la Fiscalía Metropolitana Oriente el delito de secuestro es difícil de probar. En todo caso, el sujeto quedó en prisión preventiva.

Los hechos comenzaron a desarrollarse a las 2 de la madrugada de este viernes, cuando la mujer afectada recibió un llamado en su domicilio de Las Condes. Un desconocido le dijo que tenían secuestrada a su hija y que la matarían si no obedecía sus órdenes.

Luego, pusieron al teléfono que, según la víctima, imitó perfectamente la voz de su hija que le pedía ayuda desesperadamente. Todo era falso, pero la mujer cayó en el "cuento del tío" y aceptó las exigencias de los presuntos secuestradores.

Alrededor de las 4 de la madrugada llegó un radiotaxi al domicilio de la víctima, donde la obligaron a entregar dinero y especies. Pero no conformes con eso, uno de los presuntos secuestradores -Orellana Contreras- la llevó al casino Monticello y la obligó a entregar tarjetas con dinero.

No conforme con eso, también la forzó a pedir un préstamo en una sucursal bancaria de Macul, donde le autorizaron el retiro de 49 millones de pesos. Posteriormente, el mismo Orellana Contreras la obligó a seguir girando dinero y realizando compras.

Alrededor de las 14 horas del viernes, Orellana Contreras llevó a la mujer al mall Plaza Egaña para seguir comprando, pero la mujer ya estaba colapsada, lo que fue advertido por los guardias, que alertaron a carabinero y detuvieron al sujeto, que fue formalizado hoy en la mañana.

Todas las especies y el dinero, según relató la mujer, fueron llevados a un domicilio en Peñalolén, pero hasta el momento no ha sido recuperado. Se calcula que el "rescate" alcanza a una cifra superior a los 70 millones de pesos. La policía sigue buscado al resto de la supuesta banda.

PUB/NL