Respaldada por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movllh), la comerciante Silvana Muñoz presentó este lunes una querella criminal contra dos mujeres que la agredieron verbal y físicamente por defender a su hijo de siete años de brutales insultos homofóbicos.

En la querella, patrocinada por el abogado Kenneth Romero, la madre precisó que los acosos contra su hijo partieron en septiembre del 2015 en Tierras Blancas, localidad donde vive desde noviembre del 2013 tras obtener una casa por subsidio en razón de su calidad de familia vulnerable.

Las agresoras; Silvia Soto y su hija, María Silva;  insultaron “verbalmente a mi hijo, diciéndole que era un maricón, un homosexual, un maraco que tenía la raja abierta porque jugaba con niñas y con unos legos. Me sentí muy impotente y dañada al ver a mi hijo preguntándome el significado de todo lo que le habían dicho. Me he sentido muy triste al no poder explicar lo que está pasando“, indicó Silvana.

Ante los repetidos acosos, la mujer se dirigió a la casa de las agresoras para pedir una explicación,  y sólo por ese motivo, Silva la golpeó en sus senos, mientras Soto le gritaba “tu hijo es un maraco”.

“Me fui llorando a la casa y sólo le pedí que mi hijo que entendiera que lo amo y que no lo defendí agrediendo verbal o físicamente a las mujeres porque eso no hace y porque los problemas se resuelven dialogando”, añadió Silvana.

Luego de que denunciara los abusos a carabineros, los acosos incrementaron. “Me amenazaban con que me iba a romper la cabeza con un palo y  que me iban a matar”, contó Silvana visiblemente afectada.

Como si fuera poco, otra mujer y sus hijos se sumaron a las burlas contra el pequeño, diciéndole que era “un mariquita, que era un niñita y que había que tener cuidado con él”, denunció Silvana, completamente dolida al ver que los negativos efectos son evidentes, pues  en los últimos meses el menor  ha bajado su rendimiento académico.

El episodio más grave, ocurrió el 27 de febrero pasado, cuando las agresoras llegaron hasta almacén de Silvana lanzando agua de una botella y gritándole  “defiende ahora a  tu hijo maraca… Y agradece que es agua y no ácido”.

Acto seguido, Silva “me empezó a agredir tirándome el pelo de la frente de mi cabeza. Su  madre, en vez de calmarla,   también me agredió, me botó al suelo y ambas empezaron a patearme, a cortarme el rostro hasta que me desmayé”, relató la afectada en la querella.          

El dirigente del Movilh, Rolando Jiménez, calificó de “sobrecogedor y alarmante lo sucedido a Silvana y a su hijo. Las responsables de estos abusos merecen todo el peso de la ley. Ellas han violado los derechos humanos de una madre y, más impactante aún, de un niño.  Insisto, de un niño. Es una crueldad extrema , de nula sensibilidad”.

Añadió que “llevo casi 25 años conociendo denuncias por discriminación y este caso es uno de los brutales que he visto. Esperamos los tribunales hagan su trabajo, pues Silvana y su hijo están en total desprotección ya que siguen siendo acosados”.

En tanto, el abogado Romero precisó que en la querella se pidieron variadas diligencias, como la citación de las querelladas y de los testigos, con el fin de comprobar los delitos de agresiones y amenazas, con el agravante de estar motivados por la discriminación en razón de la orientación sexual.

PUB/CM