Esta jornada, la Municipalidad de Santiago descartó irregularidades en la contratación de Carlos Drews Rubilar, hecho que fue denunciado hoy por la UDI a través de un medio de comunicación escrito, en donde se anunció que se recurrirá a la Contraloría General de la República.

“El trabajo contratado aún no ha sido pagado, pues se está en etapa de revisión de la labor realizada, y, por tanto, mal podría solicitarse un reintegro de dineros, como lo están pidiendo los dirigentes políticos denunciantes”, precisó el municipio.

Y agregó que los servicios contratados “corresponden a agilizar el pago de licencias médicas adeudadas sólo de la Dirección de Educación Municipal, que ascienden a montos cercanos a los mil 200 millones de pesos, y por eso se requiere este apoyo externo para resolver esta deuda, cumpliendo con la jurisprudencia del propio órgano contralor, y en ningún caso se pretende con ello reemplazar funciones. Esto queda demostrado por el hecho que el contrato sólo tiene una vigencia de apenas tres meses”.

Se aclara que el informe citado por los denunciantes “alude a un municipio que no verificó la realización del trabajo e igualmente pagó los servicios, que no es el caso de la Municipalidad de Santiago, donde justamente ha procedido a constatar la labor realizada antes de pagar”.

“Por último, desde la Dirección de Comunicaciones reiteramos que este municipio está siempre disponible a entregar los antecedentes que sean requeridos por la Contraloría General de la República y confiamos en que esta labor fiscalizadora corresponda a un genuino y legítimo ejercicio de resguardar la función pública, y no a una estrategia que tenga otros propósitos en medio de la campaña municipal”.

PUB/NL