La Municipalidad de Santiago lamentó la renuncia de la directora de Educación, Mónica Espina, y nombró en su reemplazo al profesor y administrador público Alfredo Alarcón, ex alumno del Internado Nacional Barros Arana, quien hasta hoy ejercía como directivo en la Corporación de Desarrollo.

En una declaración, la municipalidad afirmó que se hicieron todos los intentos para convencer a Mónica Espina para permanecer en el cargo, "pues sabemos que ella hizo todo lo necesario para evitar las graves consecuencias que han tenido las diversas tomas ocurridas en el Internado Nacional Barros Arana y en otros establecimientos de la comuna. A pesar de esto, ella ha mantenido su decisión de alejarse del cargo".

"De alguna manera, la decisión de Mónica Espina da cuenta lo que sienten tantos educadores ante el conflicto y la violencia que se han apoderado de las comunidades escolares. Muchos de ellos han sido defensores de la causa estudiantil, pero hoy ven con angustia que ésta fue invadida por grupos radicalizados que en vez de defender la educación pública la están dañando", agregó la declaración.

La nota también expresó que "es hora de detener esta espiral destructiva y de llamar a una reflexión a las comunidades escolares y especialmente al movimiento estudiantil, para canalizar sus inquietudes con otros medios, que no tengan los graves efectos que hoy estamos viendo en las tomas y en los habituales episodios de violencia que se producen en las marchas".

"La Dirección de Educación de la Municipalidad de Santiago trabajará decididamente en ese sentido, y además impulsará todas las accionen legales que corresponden para identificar las responsabilidades y aplicar las respectivas sanciones ante los daños sufridos en los liceos de Santiago. Así también, seguiremos trabajando por la recuperación de la educación pública, ámbito en el cual Santiago ha tenido muchos avances a pesar de la permanencia del conflicto estudiantil", concluyó la declaración.

PUB/CM