Luego de que la UDI presentara una acusación ante Contraloría por eventuales irregularidades en la impresión del libro "100 Preguntas sobre Sexualidad Adolescente”, la Municipalidad de Santiago desestimó esto y negó intenciones políticas en la licitación. 

“Esta licitación recibió 11 oferentes de distintos valores. Uno de ellos, de $2.707 pesos por unidad IVA incluido, fue impugnado por el propio registro de Mercado Público, por lo tanto debió ser desestimada", detalló el alcalde subrogante y administrador municipal, Víctor Hugo Miranda. 

"Hubo ofertas por 6 mil pesos y, la adjudicada, $4.549 por cada ejemplar, menor al promedio de las ofertas recibidas, que fue de $4.906”, agregó Miranda. 

Según el municipio de Santiago, el proceso de licitación se inició el 27 de julio, fue adjudicada el 2 de agosto, y ese proceso reemplazó a otro que se había iniciado antes, debido a que el tamaño del libro se redujo de 240 a 160 páginas, lo que obligó a desechar el primer procedimiento, declarándose desierto. 

El alcalde subrogante también indicó que “el proceso que se llevó a cabo con completa transparencia. Se incorporaron dos parámetros, el plazo -con una ponderación de un 40%- porque se requería para cumplir con los plazos establecidos con el Ministerio de Salud, y el precio en un 60%. Los parámetros fueron el tiempo, el plazo y el valor económico”. 

Por otro lado, a juicio del secretario general de la UDI, Guillermo Ramírez, la licitación fue adelantada para imprimir los libros lo más rápido posible con motivos de priorizar una pronta entrega previa a la campaña y que, por esto, el proceso tuvo un costo superior. 

Ramírez insistió en que "se priorizó tiempo para que ella pudiera presentar el libro y de esa manera irse a hacer campaña y dejar el cargo con el libro ya habiendo sido presentado" y, por ello, solicitó que se realice una auditoría al proceso. 

 

PUB/CM