Durante la jornada de ayer, la Confederación Nacional de Dueños de Camiones se reunió con la Presidenta Bachelet para plantearle su preocupación por una nueva alza en los tags y peajes del país. Al respecto, señalaron que en el curso de 2015 y ahora con la próxima alza de enero de 2016, se eleva en 16 % los reajustes aplicados por las concesionarias en estos dos años. La preocupación de los camioneros es que las concesionarias aplican la totalidad del “cargo fijo” de 3,5 % anual a que autoriza la ley.

“Nosotros le dijimos a la Presidenta que una cosa es aplicar la totalidad de lo que permite la ley y otra es estar obligado a hacerlo, que no es lo que ocurre, porque esas firmas perfectamente pueden flexibilizar sus cobros”, afirmó el presidente de la confederación, Juan Araya.

Pero no sólo a los camioneros afecta esta alza. De hecho, los principales afectados son los millones de ciudadanos que transitan día a día por las autopistas urbanas. Es por esto que desde la Asociación de Municipios de Chile (Amuch) presentaron un simple ejercicio que demuestra un alza mensual de casi $9 mil promedio:

En el caso de Costanera Norte, utilizando los 6 pórticos desde la Ruta 68 a Américo Vespucio, desde el poniente al oriente, en 2015 esto cuesta $2.944 y con el alza a partir de enero de 2016 llegaría a los $3.168. Una diferencia de $244 que si se multiplica por 20 días hábiles que tiene el mes da un resultado de $4.480, y si consideramos el tramo tanto de ida como de vuelta, el gasto llegaría a un alza de $ 8.960 por mes.

El alcalde de Estación Central y presidente de la comisión de Transportes de la Amuch, Rodrigo Delgado, señala que “no se entiende que después de una década de funcionamiento de las autopistas, con un modelo exitoso que ha tenido enormes utilidades, que tiene incremento de los usuarios en una tasa del 10% anual y que es un modelo que está legitimado por gran parte de los automovilistas de Santiago, se siga manteniendo esta alza considerando el IPC y este factor de 3,5%”.

Desde la Amuch plantean que las alzas de los Tags presentan un incremento que alcanzará el 22,5% si se suma 2014, 2015 y 2016, según señala el siguiente ejercicio:

2014  (IPC 2013  3%    +3,5%)       6,5%
2015  (IPC 2014 4,6%  + 3,5%)     8,1%
2016  (IPC 2015  4,4%  + 3,5%)      7,9%
 
Es por esto que Delgado plantea que “3,5% me parece que es exagerado. Porque ya no ocurrió que subiendo el precio bajan los usuarios, porque más que el precio, está arraigado al hábito de las personas”. Además, el alcalde agrega que la gran mayoría de los afectados son la clase media

Hace un llamado a que “se revisen los contratos y este 3,5% y también el alza en los denominados horarios de saturación, porque no puede ser que mientras más lentos vayamos por la autopista, más paguemos, sobre todo considerando que el resto dela ciudad no funciona mucho mejor, porque el taco de la autopista es el taco más rápido de todos”.

Para tratar de evitar estas alzas, Delgado señala que el equipo jurídico de la Amuch estudia algún tipo de acción legal que podría ser anunciada en los próximos días.

Parlamentarios también rechazan el alza

Desde el parlamento, los diputados PPD, Tucapel Jiménez y Ramón Farías, rechazaron las consecutivas alzas aplicadas en las autopistas e hicieron un llamado al Ministerio de Obras Públicas a revisar las bases de licitación con las empresas concesionarias. Al respecto, Jiménez destacó que “el precio del TAG va a subir un 8% por concepto del IPC, a lo que se le agrega un 3,5% real. Durante la discusión del reajuste del sector público puse este ejemplo y dije que ojalá los trabajadores tuvieran un reajuste del IPC y un reajuste real. No se entiende que el Estado actúe de una manera distinta con unos y otros”.
 
El parlamentario aseguró que “lo anterior resulta bastante increíble pensando en las millonarias utilidades que han tenido estas empresas en los últimos tres años. Esto se suma al aumento del precio de los TAG a la hora de mayor tráfico, que no ha habido inversiones, etc”.

Por su parte, el diputado Ramón Farías, indicó que “por contrato, estas empresas son las únicas que tienen un reajuste del IPC más un reajuste real.  Este tipo de prácticas abusivas no son nuevas, primero fuimos testigos de cómo a los deudores se les cobraba hasta 40 veces lo adeudado, después la obligación de comprar los dispositivos, la alta congestión en las horas peak, y ahora vemos el aumento consecutivo de los precios del TAG".

"La Concesionaria está dejando en claro que más allá de entregar un buen servicio, lo único que les interesa es hacer un buen negocio. Ni siquiera han querido diferenciar el pago de motos con los autos, que personalmente he solicitado por tanto tiempo", concluyó  Farías.