Alí tenía apenas 10 años y fue herido en el mismo bombardeo, ocurrido el 17 de agosto en Alepo. El conflicto ha dejado más de 290 mil muertos.

El hermano del pequeño Omran, cuya foto con la cabeza ensangrentada y cubierta de polvo dio la vuelta al mundo, falleció hoy sábado debido a la gravedad de sus heridas. Así lo confirmó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (Osdh), organización no gubernamental que es la fuente más confiable sobre el prolongado conflicto en ese país de Medio Oriente.

"Alí, de 10 años, sucumbió a sus heridas el sábado. Había resultado herido de gravedad en el mismo bombardeo que sufrió Omran el 17 de agosto en Alepo", precisó la entidad.

Aleppo Media Center, un centro de periodistas en esa ciudad, confirmó el deceso y subió un video en el que un médico que atendió a Alí constataba el fallecimiento del niño.

La imagen de Omran, un pequeño de 4 años herido durante un bombardeo aéreo, fue compartida por millones de internautas y ocupó las primeras planas de la prensa mundial: se transformó en un reflejo del inmenso sufrimiento de los civiles mientras continúa un conflicto convertido hoy en internacional debido a la acción de fuerzas extranjeras que combaten al Estado Islámico (EI).

Según Washington, el pequeño representa el "verdadero rostro de la guerra" en Siria, que deja hasta ahora más de 290.000 muertos desde marzo de 2011.