El otrora Aeródromo de Cerrillos continúa su transformación hacia la futura Ciudad Parque Bicentenario. La obsesión urbana de diferentes gobiernos dio ayer jueves un nuevo paso hacia su materialización definitiva, al entregarse en comodato tres hectáreas del recinto al Museo de Historia Natural.

La realización del proyecto, retrasado en múltiples oportunidades por problemas judiciales y en la modificación de su norma urbana, avanza hacia su concreción definitiva, respaldada con la entrega de este terreno, y que pretende convertirse en un polo cultural y cívico.

El Museo de Historia Natural instalará en el lugar áreas de trabajo dedicadas a la preparación y almacenamiento de exposiciones temporales, talleres de taxidermia y depósito de colecciones bibliográficas. Además, se planea trasladar espacios de exhibición, demostraciones de excavaciones arqueológicas y paleontológicas, un bosque nativo y áreas de recreación con reconstrucción de dinosaurios.

La entidad se sumará así al Centro Nacional de Arte Contemporáneo y a las obras de conservación del ex terminal aéreo.

La ministra de Vivienda y Urbanismo, Marcela Saball, destacó la concreción de este traspaso y adelantó que ya se han destinado espacio dedicadas a educación y comercio. Además, afirmó que el desarrollo de equipamiento de bienes públicos por sobre lo habitacional se debe a una forma distinta de construir ciudad. "Es partir por la urbanización”, aseveró.

Por último, la ministra adelantó que próximamente se licitará la construcción de las primeras viviendas, de 16 mil en total que se ubicarán en el lugar en un plazo de 20 años.