Natalia Compagnon  en entrevista con LaTercera,  luego de un año del estallido del caso Caval, se refirió al tiempo que ha tenido que enfrentar el caso judicial que golpea al gobierno de Michelle Bachelet.

"Nosotros aparecíamos sólo en los actos oficiales, nunca nuestro mundo fue el mundo político ni público. Siempre tratamos de custodiar mucho el que, si bien estaba la Presidenta, nosotros éramos completamente ajenos a lo que pasaba a nivel gobierno” dijo al diario la nuera de la mandataria que afirma no gustarle la fama.

Compagnon dice no salir a la calle y asistir sólo a lugares donde se encuentra segura. Afirma que en un oportunidad fueron perseguidos hasta el colegio de sus hijos. Natalia ha vivido un duro proceso que provocó que comenzara a aislarse.

La nuera de la Presidenta afirma que recuerda “ haber tenido encontrones un par de veces con la gente y que la primera vez que declaró fue golpeada por gente molesta” Además se refiere a momentos tan complejos como cuando andaba con su hijo menor y una señora le gritó: “¡Cara de raja!”.

Sobre la experiencia que ha vivido su marido Sebastían Dávalos dijo que: “ La gran víctima de todo este caso ha sido Sebastián, porque hoy todo el mundo lo ve como el peor de los peores y él no ha hecho nada. Como mucha otra gente que trabajó en Caval o en otras empresas cuestionadas, los que se tienen que hacer cargo son los dueños o representantes legales de la empresa y no sus trabajadores. No en todas las empresas se apunta con el dedo a una de las personas que trabajaba ahí, como lo han hecho con Sebastián” añadió.

Además, Compagnon se refiere al estado de su situación familiar, sobre todo con la Presidenta, afirmando que para ellos es fundamental tener claro que son una familia, que Michelle es su suegra y lo que pase afuera de la puerta de su casa es otra cosa. Por lo mismo dice nunca haber hablado sobre el caso caval con ella.

Cuando se le pregunta sobre su situación actual con su socio Mauricio Valero dice: "Yo a Valero lo consideraba mi amigo, le abrí las puertas de mi casa, a pesar de que con mis amigos somos un grupo muy cerrado, pero él dijo que ya no era mi amigo… La relación está quebrada. Se quebró por desconfianza, se quebró porque de repente te empiezas a enterar de otras cosas, porque hubo malos manejos de las situaciones, por malas interpretaciones, cosas que al final del día van matando las relaciones”

Asimismo, sobre el quiebre con sus abogados fue clara en afirmar que cuando comenzó el caso Caval era la primera vez que enfrentada una causa judicial. " Tuve reuniones con muchas personas que comenzaron a aconsejarme y me recomendaron a la abogada Jessica Norambuena, que trabajaba con su pareja, que es Felipe Polanco. A ellos les importaba mucho que yo no hablara con la prensa, que siguiera estrictamente el camino judicial en esto, que ojalá salpicara lo menos posible al gobierno, siempre la idea fue separarme completamente de La Moneda.”

Por otro lado, al referirse sobre la compra de terrenos en Machalí dice no haber cometido ningún delito. ”Fue un negocio entre privados, donde todos los que interactuaron eran privados. Y fue un negocio como cualquier otro. Una de las cosas que más me han perjudicado es que me sigan vinculando y que se aprovechen mi relación familiar”

Finalmente, al preguntarle sobre la querella realizada por la Presidenta a raíz de las intervenciones telefónicas de Juan Diaz, donde él señalaba que tuvo un rol en la obtención del Crédito del Banco de Chile, Natalia dice que a Juan Díaz lo conoció por Mauricio Valero durante la compra de los terrenos en Machalí, pero afirma que lo que aparece en las  transcripciones telefónicas sobre ella o su suegra son totalmente falsas.

"Hoy no tengo relación con él. Me parece que está tratando de involucrar a la Presidenta con mentiras en un crédito que fue obtenido lícitamente. El deberá hacerse responsable de sus palabras” añadió.