Con tan sólo 11 años, Marina Ascencio tiene muy claro lo que significa la igualdad de género. Hija de dos psicólogos y profesores universitarios, la niña plantea en la carta su deseo de estudiar en el mismo liceo que su padre y apela a través de casos de grandes mujeres de la historia que "todas estas son mujeres que fueron primeras en algo, demostrando así que no solo los hombres tienen la capacidad de ganar cosas y de lograr metas".

También la niña expone que “Tanto hombres como mujeres somos iguales en una manera intelectual, no inferiores  ni  superiores, sino que iguales”. La carta fue dirigida tanto al rector del establecimiento, Fernando Soto, como a la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá y a la Presidenta, Michelle Bachelet.

De los tres, Fernando Soto, respondió en entrevista con La Tercera que “La valoramos sentidamente, pues ha servido de estímulo en este debate incipiente en nuestra comunidad. No hemos recibido otra en el mismo tenor”.

En la misma entrevista, Soto agregó que "la revisión de nuestro proyecto educativo requiere de la participación de todos los estamentos representados en el consejo escolar y, de ser necesario, un estudio de la ingeniería que se requiere para adaptar nuestra infraestructura, las respectivas inversiones que ello demandaría al sostenedor municipal y al Ministerio de Educación, la preparación de nuestros docentes y funcionarios y todas las etapas que, de manera  progresiva, se deberían cumplir para un cambio tan trascendente en la historia de nuestro instituto".

Vale recordar que el Instituto Nacional José Miguel Carrera lleva 203 años de historia, siendo la primera institución educativa del país. Esta es la primera vez que les llega una solicitud de esta naturaleza. Lee la carta de Marina a continuación.