Personal de la Policía de Investigaciones (PDI) investiga la muerte de un menor de solo dos años -y de nacionalidad peruana- que perdió la vida tras caer, preliminarmente de forma accidental, a una piscina de regadío en el valle de Azapa.

El caso es investigado por la Brigada de Homicidios y el Laboratorio de Criminalística por instrucciones del fiscal Francisco Ganga Dinamarca.

De acuerdo a los primeros antecedentes, la tragedia se registró cerca de las 17:00 horas del pasado martes en la parcela “La Tara”, ubicada en el kilómetro 17.5 del valle, cuando los padres del niño se encontraban realizando trabajos de agricultura.

La víctima, identificada como T.I.V.G., recibió en un primer momento respiración artificial boca a boca por parte de su madre, quien habría sido la persona que encontró su cuerpo en el agua.

El niño fue trasladado en el vehículo de un vecino hasta la posta de urgencia del pueblo de San Miguel de Azapa (ubicada en el kilómetro 12 de valle) y, posteriormente, hasta el Hospital Juan Doctor Juan Noé Crevani, donde habría ingresado sin signos vitales.

Tras los primeros exámenes externos del cuerpo, la policía no encontró lesiones atribuibles a terceras personas.

Durante la jornada de este miércoles la PDI continuará con las diligencias pendientes de este caso.

PUB/VJ