Un grupo de niños de Isla de Pascua participó en una serie de talleres de animación infantil que tuvieron como uno de sus objetivos acercar la tecnología a ellos. En cada taller los niños en grupos crearon una historia colectiva que tomó vida con el uso de materiales simples como cartulina y plasticina, los que se “mueven” con la técnica del StopMotion, ayudados con el programa MUAN que representa una simplicidad en la edición. Después de eso los niños ingresan audio y sonidos.

La iniciativa realizada por IBM en conjunto con la municipalidad de Isla de Pascua y  colaboración de la corporación Crearte, constituye un importante aporte a la diversidad cultural presente en el territorio insular y resalta la particularidad del entorno.

“Este proyecto permite potenciar las habilidades artísticas de los niños, altamente desarrolladas producto del entorno,  a través del uso de las tecnologías. Hemos visto como los niños aprenden a comunicar y perpetuar su imaginación aplicando técnicas sencillas, como fotografía y grabación de audio con elementos que llegan a Rapanui y que hasta ahora eran vistos como accesorios de entretención (cámaras fotográficas o celulares) y hoy adquieren valor como medios de comunicación y expresión”, comentó, Francisco Haoa, Gerente General de la Corporación Municipal de Arte y Cultura de Isla de Pascua.

El objetivo de los trabajos, es lograr que los niños entre 8 y 14 años, generen un registro y que den cuenta de sus referencias culturales a través de sus ojos y que fueron exhibidos ante el resto de la comunidad pascuence.

Para la gerenta de Responsibilidad Social de IBM Chile, Piera Curotto, “la importancia de este proyecto está en la posibilidad de llevar tecnologías aplicadas a todos los lugares y de esta forma generar en los niños un espacio de creación de nuevos elementos que registren la cultura de un lugar tan importante como Isla de Pascua, además de ser un apoyo a la educación desde un espacio creativo y diferente.”

Los cortometrajes fueron exhibidos esta semana en el Centro Cultural Tongariki, en una muestra gratuita y abierta a la comunidad. Todas las historias fueron subtituladas a la lengua Rapanui a excepción de la historia “Hauha´a Ono” grabada completamente en rapanui y subtitulada al español.

Todos los menores participantes recibieron un disco con la  copia de las animaciones, al igual que organizaciones educativas y culturales de la isla, con el objetivo de difundir el material para todos quienes se interesen por la animación.