No hubo acuerdo en la reunión realizada durante la tarde de este miércoles entre los dirigentes sindicales del Transatiago y el intendente metropolitano Claudio Orrego, por lo cual el paro convocado para el próximo domingo se mantiene inalterable. 

Además, un grupo de los dirigentes se retiró indignado de la Intendencia Metropolitana, debido al atraso de Orrego para llegar a la cita en que se buscaría una solución al conflicto y así evitar la paralización con motivo del superclásico. 

El presidente del Sindicato Subus Chile, Giovanni Barrueto, dijo que la reunión tenía carácter de "máxima urgencia" y que "en esta reunión a la que fuimos citados, no estaban ni el intendente ni el ministro de Transportes, que son los principales involucrados en este hecho". 

Agregó que su demanda es que "se respeten el artículo 184 del Código del Trabajo, el cual indica que la empresa debe prevaler nuestra integridad física y psicológica, lo cual no están dadas las condiciones". 

El intendente Orrego llegó 10 minutos después de la hora pactada y se comprometió a aumentar la vigilancia policial en las vías que llevan al Estadio Nacional. 

PUB/VJ