“¿Sabías que los animales son considerados “bienes muebles” en nuestro Código Civil y que la Constitución actual ni siquiera los nombra?”. Así, la campaña #NoSonMuebles partió su cuestionamiento en agosto de 2015, sobre el real estado de todos los animales, frente a los ojos de la Ley chilena.

En la actualidad, luego de 9 meses de difusión, se han convertido en la campaña animalista más grande en la historia de nuestro país, luego de que lograran recolectar más de 100 mil firmas hasta la fecha, a través de una petición virtual pública impulsada en la plataforma Change.org, contando con el apoyo de numerosas agrupaciones ciudadanas y personalidades de toda índole.

Esta organización ciudadana, encabezada por Ignacia Uribe –Coordinadora General y Magíster ( c) en Derecho Animal y Sociedad de la Universidad Autónoma de Barcelona- logró poner como un tema relevante entre los ciudadanos, el hecho de que los animales  “sean tratados como objetos y cosas por el derecho, quedando desprotegidos en términos legales al ser víctimas de abusos y maltratos”.

Esto se logró en un momento clave, según asegura a Publimetro Ignacia Uribe, pues el Gobierno había instalado entre sus prioridades, la búsqueda de una participación ciudadana para lograr una nueva Constitución para Chile.

“Nuestra campaña surgió cuando la Presidenta anunció el comienzo de este proceso. Ahí nosotros vimos una oportunidad para incorporar a los animales en un nuevo estatus en la Constitución, pues a pesar de que aparecen en varios cuerpos jurídicos chilenos, en el Código Civil son nombrados como “bienes muebles”, algo que la gente en general no sabía antes de esta campaña”, explica la Coordinadora.  “Los animales son considerados como objetos que se pueden vender, transportar, destruir, son considerados como propiedad privada, y eso se aleja mucho de otras constituciones en el mundo donde son reconocidos como ‘seres sintientes’ o ‘seres vivos y dotados de sensibilidad’. Eso es lo que hoy buscamos”, agrega.

Las huellas del proceso

Esta campaña ha sido planteada en etapas, hasta llegar a su fin último. Según cuenta Ignacia, tiene dos “patitas principales”. La primera ha sido reunir esta gran cantidad de firmas ciudadanas a través de internet, la cual explicita que les da un “respaldo suficiente y claro para poder instalarnos con fuerza frente a cualquier líder político que reconozca su peso y pueda ayudar a impulsarla”.

Por otro lado, como organización en ‘No Son Muebles’ han elaborado desde el año pasado un manifiesto, el cual se pretende sea firmado por líderes de opinión, científicos y personalidades destacadas. Entre los nombres con los que ya cuentan hasta el momento, destaca Jane Goodall –destacada primatóloga- quién estampó su firma en su visita a Chile el año 2015.

“Hoy estamos concentrados en impulsar una mini campaña, en pleno proceso constituyente, para que cualquier persona que participe de un diálogo ciudadano o responda la encuesta virtual, mencione los Derechos de los animales como un tema importante”, aclara la coordinadora de la organización. Sumado a eso, buscan lograr que se note la ausencia que existe en el país de gente con conocimiento del tema.

“Los abogados chilenos tienen pocas herramientas, no hay ramos en las universidades de Derecho Animal, menos expertos en el Gobierno que estén al día con estas temáticas, es urgente que eso también se logre”, agrega.

El próximo paso será promover que los encuentros locales en pro de una nueva Constitución incluyan esta campaña entre sus temas a discutir. Esto se pretende lograr a través de acciones como: contactar a la gente encargada de redactar las bases ciudadanas, concretar reuniones con el Consejo de Observadores y personas relacionadas al proceso de una nueva Constitución, entre otras.

“La gente tiene que participar en redes sociales con el hashtag #NoSonMuebles, firmar la petición, hablar del tema, hacer escuchar su voz, hay que hacer entender que este tema es importante y debe estar incorporado en el ordenamiento jurídico más importante del país”, remata Ignacia, “Es ahora o nunca”.

¿Cuáles son los antecedentes que lo respaldan?

Según los datos aportados por esta organización, pedir que los animales sean definidos como “seres sintientes” en la nueva Constitución de Chile “No es una locura”, pues no solo sentaría las bases para otros temas como maltrato, tenencia responsable, en circos, entre otros; si no que además cuenta con el respaldo de la ciencia, que ha comprobado como un hecho irrefutable que los animales son seres vivos dotados de sensibilidad.

Otros países como Alemania, Francia, Austria y Suiza ya han dado pasos en este tema, he incluso en la Declaración de Cambridge (2012), científicos, liderados por Stephen Hawking, plantearon que además de ser seres sintientes, tienen consciencia de sí mismos y de su existencia.

Finalmente, a nivel local, incorporar en la carta fundamental el Derecho de los animales -entre los que se considera una vida y muerte digna- ha sido uno de los temas que más se ha planteado en los primeros debates en torno a al proceso para lograr una nueva Constitución para el país.

Si quieres saber más, toda la información se encuentra en la página www.nosonmuebles.cl, sumado a la “Guía #NoSonMuebles para que los Derechos Animales sean incluidos en la nueva Constitución”, la cual se encuentra disponible en el sitio web y sus redes sociales.

PB/MC