Ante la propuesta de Chile Vamos de implementar políticas restrictivas a inmigrantes, parlamentarios de la Nueva Mayoría la criticaron duramente, asegurando que criminaliza a los extranjeros en Chile, atenta contra los derechos humanos, y representa una mirada xenofóbica del tema. 

“No es justo ni es correcto criminalizar de manera general a todos los extranjeros. El ex presidente Piñera y los parlamentarios de Chile Vamos han sido contagiados con el pensamiento de Donald Trump, y quieren poner a los inmigrantes como enemigos con el fin de sacar ganancias electorales”, dijo el diputado PS Daniel Melo. 

“El fenómeno de la llegada de inmigrantes a Chile hay que verlo como una oportunidad y no como un problema. En la actualidad, un alto número de extranjeros que ha llegado al país han venido, por ejemplo, a fortalecer nuestro sistema público de salud, supliendo la falta de profesionales en el sector, lo que el país debería agradecer, y facilitar las condiciones para que la integración de especialistas en esa área continúe”, argumentó. 

Por su parte, el diputado PPD Ramón Farías, miembro de la comisión de Gobierno Interior, Nacionalidad, Ciudadanía y Regionalización, indicó que la visión de la oposición es “sesgada y que se aleja a la mirada democrática e integradora que tiene nuestro país. Es una iniciativa que los estigmatiza y los presenta como delincuentes”. 

“Encuentro triste que la derecha trate de sacar dividendos políticos con un tema tan sensible como es la inmigración. Y es aún más lamentable que su candidato presidencial se haga eco de esta ola ultranacionalista, y comience a cuestionar el aporte cultural, económico y social que realizan los extranjeros en pos del desarrollo de nuestro país, relacionándolos con bandas de delincuentes”, afirmó su par, Tucapel Jiménez. 

A juicio de Jiménez, quien preside la comisión de DD.HH. de la Cámara, “no debemos replicar en Chile prácticas y miradas discriminadoras que se han impuesto electoralmente en Estados Unidos de la mano de Trump”. 

“Debemos ser responsables con el fenómeno migratorio, ya que hay miles de personas que vienen huyendo de la pobreza y violencia de sus países con el anhelo de mejorar su calidad de vida y la de sus familias. No olvidemos que también hay más de un millón de chilenos fuera de nuestro país realizando un aporte a los países donde residen”, dijo Jiménez. 

Al mismo tiempo, agregó que “el foco de la discusión está mal puesto, ya que no podemos legislar desde la discriminación, creyendo que los inmigrantes vienen a nuestro país a delinquir o impactar en el empleo de los chilenos”. 

El legislador PPD también argumentó que según el Servicio Nacional Jesuita a Migrantes, el 0,36% de los presos en Chile son extranjeros, mientras que el 99,64% son chilenos. Asimismo, indicó que un estudio de la Universidad de Chile arrojó que el impacto de los inmigrantes en el desempleo de los chilenos es casi nulo. 

De la misma forma, los jefes de la bancada DC, Fuad Chahin y Yasna provoste, junto a los diputados Matías Walker, Claudio Arriagada, Sergio Espejo, Jaime Pilowsky y Sergio Ojeda, manifestaron su preocupación por las propuestas de Chile Vamos y del ex presidente Piñera, advirtiendo “xenofobia, fascismo, racismo e incitación al odio”. 

“Rechazamos cualquier intento político que busque establecer una relación entre inmigrantes y delincuencia, nos parece una aseveración extremadamente irresponsable, además, puede provocar brotes xenófobos y ultra nacionalistas que pueden terminar como ha ocurrido en EE.UU y Europa en ataques a poblaciones migrantes”, indicó Walker. 

En cuanto a la actual Ley de Extranjería y Migración, que data de 1975, los parlamentarios comentaron que es “la más antigua de Sudamérica”, y que representa hoy un obstáculo para el desarrollo de Chile. 
“La ley actual no recoge ni da cumplimiento a diversos compromisos adquiridos por el Estado en materia de respeto a los DD.HH de las personas migrantes, lo que trae consigo que seamos constantemente advertidos o sancionados por parte de organismos, tanto nacionales como internacionales”, afirmó Pilowsky. 

Por último, Tucapel Jiménez, sostuvo que “es necesario es que como país contemos con una política migratoria moderna y actualizada para facilitar el proceso de inclusión de los inmigrantes, además de que los ciudadanos chilenos tengan una mente más abierta para aceptar que nos estamos convirtiendo en un país diverso”. 

PUB/CM