Tras la cena que compartieron este martes los presidentes de partido de la Nueva Mayoría, las críticas en contra del gobierno se tradujeron en propuestas y un discurso que cada uno de ellos adoptó como propio a la hora de referirse a la conflictiva relación que viven actualmente. 

El presidente del PPD, Gonzalo Navarrete, indicó que el pacto de gobierno debe relacionarse entre sí de una manera “no conflictiva”. Y reiteró la necesidad que el Ejecutivo acorte la agenda legisltativa, la que además, exigen se encuentre “preacordada” con los partidos. 

La presidenta DC, Carolina Goic, aseveró en la necesidad de "establecer una relación distinta con el gobierno que nos permita enfrentar los desafíos en conjunto y tener una relación más eficaz”. Sobre el congelamiento de la relación con La Moneda, que aún mantiene el falangismo, la senadora resaltó que se trata de un “punto político con mucha fuerza para rectificar la marcha”. 

La senadora y timonel socialista, Isabel Allende, a su vez, valoró los cambios en las subsecretarias realizados ayer por la presidenta Bachelet. Aunque advirtió no creer “que vayan a ser los últimos”. Y agregó: “Más de algún ministro va a salir” dado el interés parlamentario que tendría alguno de ellos, y que de ser así debe concretarse antes del 14 de noviembre. 

Sin embargo, Navarrete destacó que durante la reunión de presidentes “no se planteó la exigencia de cambiar al equipo político”, y enfatizó en que “la relación es la que debe mejorar”. “No hay exigencias sobre ningún ministro en particular”, puntualizó.